domingo, 23 de agosto de 2015

El Viaje Astral

Es posible abandonar temporalmente nuestro cuerpo físico en busca de un contacto extraterreno o la búsqueda de una existencia puramente espiritual? ¿Cómo se produce la salida del cuerpo? ¿Qué se ve y se siente al estar en el plano astral? ¿Es normal sentir temor? ¿Qué precauciones hay que tomar? ¿Cómo se produce el regreso?
El viaje astral es el retorno al ambiente donde mayormente se desenvuelve nuestro ser. Recordemos tan sólo que antes de nacer nos encontramos en ese plano, igualmente durante las horas de sueño y luego al morir. Pasamos en él mucho más tiempo que en el plano ilusorio y transitorio que es el físico. 
Toda la aventura de la vida humana es tratar de recordar y tomar conciencia de nuestra procedencia, de nuestro pasado y futuro, y por ello es fundamental aprender a desarrollar los viajes astrales conscientes. Debemos saber, que todos los sueños son viajes astrales, pero no todos los viajes astrales son sueños. Es decir, que podemos realizarlos, sin necesidad de estar dormidos. El recordar las experiencias astrales es señal de cierto mérito o avance espiritual, aunque no en todos los casos; para recordar los viajes astrales o sueños es recomendable, primero, acostarse temprano, para darse el suficiente tiempo para relajarnos y poder hacer una breve programación o concentración que repita la orden mental de estar conscientes y controlar, de ser posible, la experiencia, en función del avance espiritual. Si llegamos agotados a dormir, estemos seguros que no podremos recordar nuestros sueños, y menos aún mantener control sobre ellos. 
Cuando se realiza el desdoblamiento, o viaje astral, dejamos a un lado el vehículo físico, como cuando nos acostamos y dejamos a un lado la ropa. Al salir hacia el astral, dejamos nuestro cuerpo, como si fuese un vaso de cristal con agua turbia; al estar en reposo, en el fondo se asientan los elementos que producen la turbidez, quedando al poco rato transparente y claro. Al reingresar al cuerpo, al término de la experiencia, según sea nuestro grado de el introducirnos a nuestro cuerpo resultará más o menos aparatoso, haciendo que este vaso se agite y se vuelva a enturbiar el agua; es decir, que salga el afloramiento del subconsciente que desvirtúa y confunde el sueño, haciendo que este nos parezca tan poco coherente que preferimos olvidarlo, o muchas veces nos lo hace olvidar, sin poder nosotros controlarlo ¿Qué es un viaje astral? Es el fenómeno por el cual el cuerpo astral se desprende del cuerpo físico, aunque se mantiene ligado a él por el llamado "cordón de plata". 
 ¿Qué es el cuerpo astral? 
 Es una réplica exacta del cuerpo físico y generalmente lo rodea. Su composición, aunque difícil de catalogar, puede definirse como una materia sutil de apariencia luminosa, casi siempre imperceptible a los sentidos. 
¿Cuáles son las capacidades del cuerpo astral? 
 Entre las más destacadas se incluye la de viajar, sin limitaciones de ningún tipo, a través del plano astral. Este es el mundo cotidiano y también otras realidades no visibles al ojo humano. 
¿Qué es el mencionado "cordón de plata"? 
Es el cordón que une el cuerpo físico con el aura. Al morir una persona, su "cordón de plata" se corta definitivamente y el aura se desprende del cuerpo. En cambio, en un viaje astral, el cordón de plata sigue uniendo el cuerpo físico y el astral y, gracias a él, se puede retornar una vez concluida la experiencia. 

Cómo se desarrolla la experiencia del viaje astral? 

Fundamentalmente, el desdoblamiento astral se concreta en tres etapas. La primera de ellas es la separación propiamente dicha, en la que el cuerpo astral se desprende del físico y se eleva sobre él. Generalmente, esto acontece cuando la persona se encuentra recostada y el cuerpo astral parece quedar flotando sobre el físico. La etapa siguiente conocida como "la de la verticalidad" se concreta cuando el cuerpo astral deja de estar paralelo al físico y cambia de posición siempre unido naturalmente mediante el "cordón de plata". La última etapa es la del alejamiento: en ella el cuerpo astral se aleja y viaja a voluntad por el espacio. 
¿Qué se siente mientras se produce el viaje astral? 

Las sensaciones más extrañas son percibidas por el sujeto que experimenta un viaje astral. Apenas iniciada la vivencia, el individuo "se observa" desde arriba. A continuación comienza el viaje: primero, por la habitación y luego, a los sitios más recónditos del planeta e incluso fuera de él. Hay que subrayar que si la persona tiene algún miedo, el cuerpo astral retorna inmediatamente al físico. Esto se explica de la siguiente forma: para el cuerpo astral, los pensamientos son órdenes, de manera que -por ejemplo- si un sujeto piensa que no podrá atravesar una pared, lo más probable es que no lo haga. 

¿Existe, además, un hiperdesarrollo de los sentidos? 

Efectivamente. Los sentidos se agudizan notoriamente hasta llegar a límites insospechados para una persona que no experimente un viaje astral. La audición se potencia y se amplía la gama de frecuencias auditivas. También se adquiere una visión poli direccional. 

¿El "cordón de plata" sufre modificaciones? 

 No. El "cordón de plata" mantiene la misma consistencia y el mismo grosor, independientemente de la distancia que el cuerpo astral recorra en su vuelo. 

¿Se producen manifestaciones físicas notorias en el momento en que se inicia el vuelo astral? 

La mayoría de las personas se sienten fuera del cuerpo sin saber exactamente qué ocurrió. Sin embargo, algunos individuos escuchan un zumbido antes de salir del cuerpo y experimentan una sensación de rigidez u hormigueo progresivo en los brazos y las piernas. Recién después de estas percepciones tienen la sensación de elevarse. 

¿Puede ocurrir que durante un viaje astral una persona se encuentre con otro "viajero"?

Efectivamente. Existen sujetos que durante un viaje astral se han topado con los dobles de otras personas vivas que están experimentando el mismo proceso, o bien con individuos ya muertos de su propia familia. En general, los que viven estos episodios consideran a esos cuerpos astrales sus guías espirituales, lo que les brinda una sensación agradable y de tranquilidad. Se han dado casos, incluso, de personas que manifiestan haberse enamorado de otras en el transcurso de un vuelo astral, y más tarde esa relación prosiguió en el mundo cotidiano. Lo mismo sucede en lo que respecta a las amistades e incluso, aunque en menor medida, en lo relativo a los odios. 

¿Cómo son los lugares que visita el cuerpo astral durante su viaje? 

Esto varía de acuerdo con la experiencia de cada sujeto. En muchos casos, los viajeros se encuentran en lugares luminosos de infinita belleza, muy parecidos a la idea que uno tiene del Paraíso. Pero en otras oportunidades, no menos numerosas, el individuo se interna en zonas de gran oscuridad, muy terroríficas, que bien pueden ser equiparadas al Infierno. Esto se relaciona, fundamentalmente, con el nivel del mundo astral en que la persona se encuentra. 

¿Cómo es la geografía del mundo astral? 

El mundo astral se divide, según explican los tratadistas del tema, en diferentes niveles vibratorios. En los más altos nos encontramos con seres considerados angélicos, también llamados "seres de luz", que nos ayudan y nos guían en nuestra evolución. Los niveles bajos del astral, en cambio, son habitados por seres de baja vibración. Muchos de ellos, en realidad, adquieren vida y forma con nuestros pensamientos negativos. Estos seres reflejan nuestra propia negatividad, de forma tal que al temerles lo único que hacemos es aumentar, de manera progresiva, su potencial negativo. 

¿Qué puede ocurrir si estos seres se rebelan? 

Ante todo hay que recordar que uno puede retornar a su cuerpo físico en el mismo momento en que desee hacerlo. No existe nada que pueda impedírselo. En el caso que los seres no perturben al "viajero", lo correcto es enviarlos hacia la luz. Pero no se debe olvidar que ellos no pueden causar ningún tipo de daño, salvo el de inspirar temores y miedos.

¿Qué es, teniendo en cuenta lo que estamos hablando, la bilocación? 

Es el fenómeno por el cual una persona puede encontrarse en dos lugares al mismo tiempo. Esto no implica obviamente, que haya dos cuerpos físicos. En realidad, es el astral de la persona el que se proyecta hacia otro lugar y que, en ocasiones, es visto por otros sujetos sensibles. Los antiguos vikingos conocían este fenómeno, al que llamaban "vardogr", un término que se utiliza actualmente en parapsicología. Según ha quedado asentado en las crónicas escandinavas, las imágenes de los guerreros que se encontraban navegando en mares lejanos, ansiosos por retornar a sus hogares, eran vistas por sus esposas e hijos varios días antes de su regreso. La parapsicología registra casos de personas que han visto a otra conocida o no que luego desapareció como si se tratara de un fantasma. Esos casos no son más que experiencias de bilocaciones astrales, a veces involuntarios y a veces inducidos. Precisamente, entre las primeras deben encuadrarse los relatos de personas que se levanten de dormir convencidas de haber estado en un sitio en particular y luego se enteran, por narraciones de terceros, que efectivamente se las ha visto en esos lugares. 

¿Qué debe tener en cuenta la persona que realiza un viaje astral? 

En primer lugar, debe considerar que su experiencia dependerá de su nivel vibratorio. Por lo tanto, antes de emprender un viaje astral, todo individuo debe purificarse y elevar el nivel de sus pensamientos. También hay que destacar que una persona con temores no debe emprender la experiencia, ya que puede atraer entidades de bajo astral hacia ella. Tampoco deben realizarse viajes astrales por simple diversión o curiosidad, y mucho menos sin encontrarse preparado para una travesía de esta índole. 

¿Qué se puede agregar respecto a los temores? 

Algunos individuos no soportan observar su cuerpo físico desde arriba y se atemorizan sobremanera. Con esto lo único que logran es retornar inmediatamente al cuerpo, con lo cual la experiencia queda trunca. Por eso es muy importante estar preparados psíquicamente para vivenciar los hechos más insólitos y no perder la calma ante ellos. Se trata de un trabajo que requiere toda una preparación previa, ya que como señalamos anteriormente, pude ocurrir que una persona no se reponga jamás de las cosas que vio si no cuenta con una predisposición adecuada. 

¿Cuánto puede durar un viaje astral? 

La proyección puede durar unos pocos minutos o bien varias horas. Lo que se ha señalado insistentemente, y con buenas razones, es que la vivencia de la experiencia no tiene relación alguna con el tiempo que dure la misma. Por lo general, mientras se realiza un viaje astral se pierde por completo la noción del tiempo tal cual la entendemos en el mundo ordinario. 

¿Cómo se produce el retorno al cuerpo físico? 

La sensación es la de ser "chupado" o "succionado". Aunque a veces el retorno se produce de manera inmediata, muchas personas envían órdenes del pensamiento para retardar la vuelta. Eso se explica por una sencilla razón: es tal el grado de libertad y elevación espiritual que se experimenta en un viaje astral exitoso, que difícilmente se lo pueda comparar con lo que se vive en el mundo ordinario.

¿Y qué se debe hacer para aprovechar al máximo la experiencia? 

Fundamentalmente es preciso tener en cuenta que las vivencias que proporciona el viaje astral tienen como meta ayudarnos a vivir mejor en el plano cotidiano. Obviamente, toda experiencia en este sentido también nos servirá en el momento de pasar a otro plano de la existencia, ya que la elevación espiritual que se adquiere es muy notoria. 

¿Se pueden especificar los pasos que hay que dar previamente a iniciar un viaje astral? 

Comprenden fundamentalmente tres etapas. Una relativa a la relajación, otra a la protección y una final, referida a las técnicas. Hablemos de la relajación. Antes de iniciar un viaje astral, el primer paso es lograr una absoluta relajación del cuerpo y de la mente. Para eso se recomienda recostarse en un sitio tranquilo, donde nada ni nadie interrumpa el proceso. Allí, el viajero comenzará a relajarse, respirando rítmicamente. Es recomendable estar familiarizado con las técnicas de relajación, meditación y visualización. En caso que se lo considere necesario, puede encender una varilla de incienso para armonizar el ambiente. 

¿Y en lo que atañe a la protección? 

Cuando se va a realizar un viaje astral es necesario implemente un método de protección bastante particular, al comenzar la relajación, el futuro viajero astral debe invocar una columna de luz blanca en el centro de la habitación, visualizarla claramente y ordenar a todo aquello que no sea de la luz que se dirija a ella. Asimismo, el viajero podrá visualizarse a sí mismo rodeado de la luz blanca e invocar a sus guías espirituales para que lo protejan. 

¿Cuáles son las distintas técnicas que existen para emprender un viaje astral? 

Si la salida no se produce en forma espontánea, pueden utilizarse algunas técnicas que siempre dan buenos resultados, sin olvidar claro, que una persona no preparada psíquicamente debe abstenerse de realizar una experiencia de ese calibre. Una de las técnicas consiste en concentrarse en una sola imagen mientras comienza a adormecerse, lo que ayudará a producir un estado de trance auto hipnótico y puede facilitar la salida del cuerpo. Es imprescindible, desde todo punto de vista, concentrar la atención en el mundo interior. Para provocar el hormigueo que precede al desdoblamiento puede enfocares la mente en un punto situado a treinta centímetros de la frente y trazar a partir de él una línea imaginaria paralela al cuerpo. Entonces se imaginará que las vibraciones descienden desde allí hacia el cuerpo. 

¿Qué se hace con la sensación de hormigueo? 

Se la guía a través del cuerpo, de la cabeza a los pies y viceversa, hasta obtener una vibración continua como la de un motor. Cuando el hormigueo atraviesa el cuerpo ya se está preparado para desprenderse. A fin de liberarse de las ataduras físicas, basta con imaginarse lo agradable que sería flotar por el aire, absolutamente libre de todo. La proyección debe realizarse naturalmente cuando nos encontramos listos para que ocurra, por lo que resulta contraproducente forzarla. Lo ideal es dejarse llevar. 

¿Existen técnicas de programación? 

Si, efectivamente. Hay una que consiste en programarse antes de irse a dormir para realizar el viaje astral. Al acostarse, el futuro viajero deberá visualizarse elevándose fuera del cuerpo en algún momento del sueño o visitando a algún ser querido durante la noche. Para ello es conveniente entrenarse, intentando recordar lo que se sueña, hasta lograr tener sueños lúcidos en los que puedan controlar los contenidos. 

¿Qué debe hacerse si estas técnicas no producen los resultados esperados? 

Entonces será necesario un entrenamiento más largo. Para ello, habrán de practicarse durante una semana relajaciones diarias de quince minutos en las que se visualizará el viaje astral. También pueden ayudar las afirmaciones del tipo "voy a realizar el viaje astral", "me siento seguro y protegido", "no tengo ningún temor", etc... De esta manera, el aspirante a viajero llegará a convencerse de que es capaz de llevar a cabo la experiencia en forma exitosa. Resulta fundamental, como vemos, erradicar cualquier atisbo de temores infundados. Si uno no puede realizar el viaje astral, ¿debe despedirse para siempre de esta posibilidad? No. Lo mejor es esperar sin impacientarse y aguardar a realizar la experiencia en el momento propicio que, si se procede con constancia y convicción, llegará tarde o temprano. Las sensaciones más extrañas son percibidas por el sujeto que experimenta un viaje astral. Apenas iniciada la vivencia, el individuo "se observa" desde arriba. 

A continuación comienza el viaje: primero, por la habitación y luego, a los sitios más recónditos del planeta e incluso fuera de él. Hay que subrayar que si la persona tiene algún miedo, el cuerpo astral retorna inmediatamente al físico. Esto se explica de la siguiente forma: para el cuerpo astral, los pensamientos son órdenes, de manera que -por ejemplo- si un sujeto piensa que no podrá atravesar una pared, lo más probable es que no lo haga. 

¿Existe, además, un hiperdesarrollo de los sentidos? 

Efectivamente. Los sentidos se agudizan notoriamente hasta llegar a límites insospechados para una persona que no experimente un viaje astral. La audición se potencia y se amplía la gama de frecuencias auditivas. También se adquiere una visión poli direccional.