viernes, 19 de diciembre de 2014

ALMAS O LLAMAS GEMELAS


El alma gemela es algo diferente, es nuestra otra mitad.

En el origen, éramos entidades únicas, chispas de la Divinidad. Ante el Creador,  acordamos descender al plano de la tercera dimensión a continuar la Obra  Creativa, cumpliendo una Misión Conjunta. Dado que el mundo que conocemos es el  reino de la dualidad, tuvimos que dividirnos en dos mitades. El plan consistía  en vivir vidas separadas y cumplir funciones diferentes, hasta que -habiendo  experimentado todas las formas de nuestras cualidades únicas a través de  distintas encarnaciones y recuperado nuestro recuerdo de quien somos en  realidad- estuviéramos preparados para el reencuentro. Una vez logrado éste,  podríamos cumplir nuestra Misión Conjunta.

Puede estar encarnado o no, pero siempre que aparece en nuestra vida es para  mostrarnos los aspectos elevados de nuestra alma y el camino hacia el cual  dirigirnos para seguir creciendo. Nos acerca a nuestro propósito elevado.

Tenemos muchos compañeros de alma pero una sola alma gemela
 Lo que se siente cuando uno se encuentra con esta persona es algo que no se  puede describir con palabras. Es un amor mas allá de toda dimensión.

A lo largo de la vida, van apareciendo distintos maestros que nos recuerdan que  existe un alma gemela que encontrar (por ejemplo, personas que nos hablan del  tema, libros que leemos, conferencias sobre el tema). Pero para que el recuerdo  de quien es quien pueda resonar en nosotros y la unión se pueda producir, es  preciso estar al mismo nivel de evolución.

Una vez que nos reunamos con el alma gemela, podremos viajar a otras galaxias,  experimentar otras formas de vida o simplemente regresar flotando hasta el  Centro de la Fuente de Creación.

Características típicas de una relación con el alma gemela

Para identificar una relación que podría caracterizarse como de “almas  gemelas”, busca los siguientes indicios:

1) A menudo no es nuestro tipo de pareja.

2) A nivel racional, uno podría presentar mil razones para no involucrarse con  esta persona.

3) Sincronicidad de encuentros. El Universo parece confabularse para acercarnos  a esta persona.

4) Surgen muchas intuiciones respecto a esta persona.

5) Sentimos una urgente necesidad de llamarlo o encontrarnos con él / ella.

6) Los roles suelen invertirse. Si éramos una persona que solía tomar la  iniciativa, con esta persona asumimos una actitud mas pasiva.

7) Un patrón interesante que suele aparecer es que inmediatamente antes de  encontrar el alma gemela hayamos estado involucrados en algún tipo de “amor  imposible”.
Una vez que nos liberamos de esto, el alma gemela suele aparecer. En general  esto sucede muy rápido.

Antonio Ruiz Suñer

fuente: aqui