miércoles, 24 de diciembre de 2014

EL ALOE VERA -LA PLANTA MÁGICA-



De hojas carnosas, el aloe vera esconde un gel que posee una composición de más de 20 sustancias muy saludables para la salud. Para que tenga un efecto medicinal, la planta debe tener dos años como mínimo.

Cada vez más usada para regenerar tejidos y proteger nuestro organismo de enfermedades, esta planta posee un sinfín de propiedades beneficiosas al alcance de la mano. Entre éstas están: la digestiva, que regula el tránsito intestinal y es estupenda contra el acné; la cicatrizante, que mejora el estado general de la piel y, entre muchas proezas más, estimula las defensas del organismo.
Cómo actúa, cuáles son las diferentes formas de usar la planta y qué remedios caseros se pueden preparar.


- Jugo: el jugo del aloe se extrae de la pulpa. Es la forma más popular de tomarlo. Se diluye una cucharada sopera en medio vaso de agua y se toma de una a tres veces al día antes de las comidas.


- Fresco: aplicar la hoja hendida directamente sobre las quemaduras, las heridas, la piel seca, las infecciones por hongos y las picaduras de insectos. Pueden tomarse hasta dos cucharadas en un vaso de agua o con zumos de frutas tres veces al día como tónico.

- Pomada: abrir varias hojas para obtener gran cantidad de gel y hervirlo hasta formar una pasta espesa que se guarda en frascos limpios, en un lugar fresco y se utiliza igual que las hojas.

- Vino tónico: el gel fermentado con miel y especias recibe el nombre de “kumaryasava” en la India y se emplea como tónico contra la anemia y los trastornos digestivos y hepáticos.

- Inhalaciones: Utilizar el gel en vahos contra la congestión bronquial.

- Tintura: utilizar de uno a tres mililitros por dosis como estimulante del apetito o contra el estreñimiento. Su sabor es desagradable.


- Polvo: Se usan 100-500 mg. por dosis o en forma de cápsulas como purgante para el estreñimiento persistente y para estimular el flujo de la bilis.



Cómo actúa el aloe vera, según el sistema:

Cardiovascular: regula la tensión arterial, tanto en los casos de hipertensión como en los de hipotensión; produce un descenso de angina de pecho y también disminuye el colesterol LDL y trigliceridos, produciéndose a su vez un aumento del colesterol HDL.

Hepatobiliar: beneficia al sistema digestivo; purifica la sangre y ayuda a curar algunas formas de hepatitis A y B.

Respiratorio: tiene un efecto broncodilatador, inmunomodulante y antiinflamatorio, por lo que reduce los síntomas del asma alérgico. En los resfriados, gripes y asma se obtienen excelentes resultados con inhalaciones de aloe, con hojas en agua caliente; además descongestiona aspirando sus vapores. También en rinitis, sinusitis, alergias y constipados se puede utilizar jugo rebajado en un algodón y colocándola en las fosas nasales.

Digestivo y excretor: una cucharada de jugo antes de las comidas facilita la digestión; las ulceras estomacales y duodenales se pueden tratar con una cuchara sopera de esta planta, dos o tres veces al día disueltas en agua.

Óseo: el reuma, artrosis y artritis pueden tratarse también mediante compresas de esta planta. En las isquialgias o lumbago también es muy útil si no son provocadas por hernia de disco, al ser muy rico en vitaminas y minerales.

Dérmico: actúa como pequeño filtro solar, retrasa el envejecimiento, calma los dolores de las quemaduras. También suele ser muy útil para el tratamiento del acné.


Higiene bucal. Afta. Herpes Labial

El aloe vera es un excelente preventivo para las caries a la vez que protege el esmalte de los dientes. Para las encías sangrantes o hinchadas, chupar un trozo de la pulpa es una buena opción, ya que reduce el dolor, es además muy bueno para los dolores de muela y reducción de flemones.
En el caso de afta, al tratarse de una inflamación que afecta a las membranas de la boca, muy dolorosa por cierto, puede afectar incluso la alimentación. En estos casos se aconseja masticar un trozo de pulpa de Aloe y después tragarlo para que actúe también sobre el paladar, el esófago y el estómago, como mínimo una vez al día. En los casos de herpes labial, se debe aplicar el aloe, y posteriormente lavarlo con agua.

Dolor de muela

Alivia el dolor y rebaja los flemones. Igualmente, se puede usar como preventivo de las caries y protege los dientes contra el desgaste del esmalte.

womanslife

Alergias

El aloe vera reduce y hasta elimina totalmente los efectos de alergias u otras reacciones similares. Para saber si una persona es alérgica al aloe vera, hay frotar un poco en la parte inferior del brazo y esperar. Si la zona comienza a picar o se pone roja, es señal de que es alérgica al aloe y deberá evitarse su utilización. Para afecciones respiratorias como el asma, se debe colocar en una olla varios trozos de Aloe con agua y ponerlo a cocer, repirando el vapor o frotando con su jugo las fosas nasales , lo que reduce considerablemente las molestias.





Belleza

La utilización del aloe vera en materia de belleza se difunde día a día. Al penetrar fácilmente en las 3 capas de la piel. Epidermis, dermis, e hipodermis, permite eliminar las bacterias y la grasa acumulada que habitualmente tapona los poros de la piel. Por otro lado, al ser rica en vitaminas, enzimas, minerales y nutrientes naturales, permite la reproducción de células nuevas. Utilizando el aloe vera de manera constante se pueden evitar las arrugas precoces y retardar las normales de la edad. 
Se puede utilizar sin inconvenientes debajo del maquillaje. Otro de los usos habituales en cuanto a belleza se trata es como filtro solar, contribuyendo en los casos de uso prolongado, a eliminar manchas causadas por el sol.

Es excelente para contrarrestar los efectos después del afeitado, cuando la piel queda dañada por el paso de las cuchillas, evitando enrojecimiento y erupciones. También previene y elimina pequeñas estrías.

Cuero cabelludo y cabello

El aloe es excelente para prevenir afecciones del cuero cabelludo como la caspa y la grasa, al aplicar su jugo como shampoo o acondicionador. Por otra parte permite lograr un cabello más sano y brilloso frotando una hoja previamente cortada a la mitad, por toda la cabeza y dejando secar el cabello durante un rato o incluso hasta el día siguiente, cuando se lo quita con agua.


Caída del cabello

Procesar o licuar la pulpa de tres hojas de alóe. Aplicar en el cabello limpio, masajear el cuero cabelludo durante unos minutos y dejar actuar media hora por día.

Quemaduras y escoceduras

Al aplicar Aloe en quemaduras y escoceduras, el dolor disminuye considerablemente, además de contribuir a evitar infecciones y posteriores cicatrices. La curación es mucho más rápida.


Quemaduras de sol

Es ideal para aplicar sobre la piel antes de exponerse al sol, ya que es una efectiva protección contra los rayos ultravioletas. Aplicando el jugo sobre la piel, se alivian de inmediato las quemaduras leves. Para las quemaduras más graves se debe frotar sobre la herida, un trozo de pulpa de aloe, lo que permite evitar que las células se sigan calentando propagándose a células vecinas y ocasionando en algunos casos, muerte por calentamiento celular.


Cortes y heridas

Utilizado desde hace años como un eficaz remedio casero, se debe colocar sobre la herida, previamente limpiada, un trozo de pulpa sin pelar y fijarse con una venda. No sólo cura las heridas sino además reduce las cicatrices.

Hemorroides

Para tratar las las hemorroides se lo puede utilizar de dos maneras diferentes. Al ser levemente laxante se lo puede ingerir (un trozo de pulpa) por las mañanas o también introducirlo en el recto después de evacuar. Si fuese necesario el uso exterior, se debe aplicar la hoja abierta sobre la zona afectada. El tratamiento debe ser constante hasta la completa desaparición de la hemorroides.

Cicatrices

Es un tratamiento que puede demandar un tiempo prolongado. Se debe aplicar sobre las cicatrices, el jugo o la pulpa, tanto a la mañana como por la noche, pudiendo combinarse con Vitamina E, lo que la vuelve aún más eficaz.

Varices

En estos casos se debe aplicar por fuera de las venas varicosas para obtener excelentes resultados.

Cáncer de piel

En este tipo de tratamientos se debe tener en cuenta que hay que ser pacientes y muy constantes, aplicando diariamente, entre 2 y 4 veces al día, el jugo del Aloe hasta la completa eliminación.


gel cremoso nutritivo: 


Ingredientes: Un puñado de hojas de aloe vera, medio litro de aceite de oliva virgen, y una botella con capacidad para medio litro o mas, con tapón de rosca o cierre hermético.
Elaboración:
1- Corta en trocitos muy pequeños las hojas de áloe vera (previamente cortarles los bordes que pinchan) e introducelos en la botella.
2- Añadir el aceite de oliva, cerrar y dejar macerar durante un mes y medio.
3- Pasado ese tiempo, colar el aceite para eliminar las hojas, y guárdalo de nuevo en la botella, listo para ser empleado cuando lo necesites.
*En caso de aplicarlo para embellecer la piel, sirve con extenderlo sobre la zona deseada un par de veces por semana (mejor después del baño).
*Si es para tratar un problema tipo acné, psoriasis, escemas, herpes, utilice el gel sobre la parte afectada un par de veces al día (por la mañana y por la noche).

Acné

Para tratar el acné con aloe vera se lo debe aplicar más de una vez por día sobre la piel previamente limpia. El aloe permite regenerar los tejidos desde el interior hacia el exterior, absorbiendo el exceso de grasa. Durante los primero días es muy posible que la afección parezca empeorar pero esto es normal y solo requiere de paciencia. Utilizado regularmente, el Aloe reduce además de manera gradual, las cicatrices producidas por el acné. Se debe aplicar por la mañana y por la noche el tiempo que sea necesario, ingieriendo además, un trozo de pulpa por las mañanas para un tratamiento mucho más efectivo.

Picaduras de insectos, ortigas y mordidas

Se aplica directamente un trozo de pulpa de aloe sobre la picadura de cualquier insecto que sea, esto permite la reducción inmediata del dolor y una más rápida curación.

Psoriasis y erupciones

La psoriasis és una dolencia que proviene generalmente a causa de una vida poco equilibrada y la especialidad sensibilidad de algunas personas. Para tratarla con aloe vera se debe ingerir diariamente en ayunas, dos trozos pequeños de pulpa además de aplicarla en las zonas afectadas varias veces al día.

Irritación y picor

Ideal para la zona de las entrepiernas y el engonal, que muchas veces se irritan como consecuencia del calor y la fricción constante. En este caso se debe aplicar Aloe dos veces al día en la zona afectada, desapareciendo la lesión en un día o dos.

Pie de atleta

Se trata de una lesión que aparece generalmente en verano y más frecuentemente en los hombres. Se caracteriza por la aparición de hongos y el tratamiento consiste en aplicar una gasa empapada con jugo de aloe alrededor de los dedos, dejándola actuar durante toda la noche.

Aparato genital femenino

Ayuda a la eliminación de las molestas tricomonas, cándidas y otras infecciones o irritaciones vaginales. Para ello basta introducir un trozo de pulpa de aloe vera en la vagina, dejándolo actuar durante toda la noche. generalmente el tratamiento se limita a un par de días. También son excelentes los baños vaginales con agua tibia y aloe.

Pies cansados

Colocar los pies en agua caliente con trozos de aloe y frotándolos con ellos es un buen tratamiento para pies cansados. También se pueden efectuar masajes con el jugo del aloe, ya que posee un efecto revitalizador.

Torceduras y dolor en las articulaciones

Al aplicarlo directamente sobre la piel en la zona afectada, éste es absorvido directamente por la sangre inhibiendo el dolor. Las aplicaciones pueden realizarse con calor o sin el. Uno de los remedios caseros más utilizados es calentando una hoja y partiéndola al medio y colocando la parte gelatinosa sobre la zona adolorida el mayor tiempo posible.




revistasublime

Desodorante

El aloe vera reduce el olor corporal y no resulta tan cáustico. Si bien no es tan potente como los desodorantes comunes, es ideal para aquellas personas alérgicas o que deseen una alternativa natural.

Sinusitis y dolor de cabeza

Para este tipo de afecciones se debe colocar un trozo de hoja de aloe vera sobre la frente y frotarla suavemente, dejándola actuar por espacio de algunos minutos. Del mismo modo se puede utilizar un paño empapado en jugo de aloe para colocar en la frente. Si lo dolores de cabeza provienen de una sinusitis, es aconsejable permitir que el paño cubra parte de las fosas nasales.

Nervios dolorosos

El aloe tiene una propiedad increíble: restaura la sensibilidad en la piel. Para ello se debe aplicar diariamente el jugo o la pulpa del aloe vera en la zona afectada. El tratamiento requiere de paciencia ya que puede demandar varios meses.

Enfermedades infantiles

Utilizando el jugo o la pulpa del Aloe sobre las lesiones causadas por el sarampión, la varicela o la rubeola, se reduce la comezón y las lesiones se curan más rápidamente. Todos aquellos tratamientos que impliquen el uso de alcohol pueden ser sustituídos por el aloe, ya que es también un poderoso desinfectante y no produce ardor. Para quienes tengan fiebre, deberán frotar la pulpa en la frente, la nuca y la planta de los píes. También es muy util para las irritaciones causadas por los pañales (después deberá aplicarse una crema hidratante).

Prevención

El aloe vera ayuda a mantener un excelente estado de salud y llena al cuerpo de energía gracias a su contenido alto en titanio, hierro y germanio. Comiendo un trozo de pulpa con el desayuno se fortalece el sistema inmunológico. Posee además excelentes propiedades afrodisíacas. Es ideal para los transtornos digestivos y un buen regulador intestinal.

Úlceras

Para tratar la úlcera se deberá comer por la mañana y en ayunas, un trozo de pulpa, lo que deberá repetirse por las noches y hasta que los síntomas desaparezcan definitivamente. Es aconsejable durante ese lapso, realizar una dieta acorde para después, de manera progresiva, volver a la normalidad. El Aloe tiene sabor amargo, por ello, para quitarlo se puede lavar el trozo con agua quitándole el jugo amarillento que contiene entre la hoja y la pulpa (server). Se lo puede pasar por la batidora e incluso mezclarlo con jugo de frutas.

Reuma y artritis

Es un excelente inhibidor del dolor y un buen antiinflamatorio. Comiendo un trozo de pulpa diariamente se disminuye el dolor en las articulaciones.
Dolor de cuello y anginas
Se puede tratar de dos diferentes maneras. La primera de ellas es por medio de gárgaras con un preparado de pulpa de aloe y agua tibia pasado por la batidora. La segunda es introducir en la boca un trozo de pulpa, chuparlo durante unos minutos, luego masticarlo y tragarlo. El tratamiento puede llevarse a cabo con frecuencia.

Ojos y oídos

En ambos casos, la aplicación de unas goitas de jugo de aloe alivian el dolor y los relajan casi inmediatamente. También se pueden fregar los párpados con una hoja. Es excelente para tratar las cataratas y otras afecciones de los ojos.

Verrugas y ojos de pollo

Para el tratamiento de verrugas y ojos de pollo se debe aplicar un trozo de hoja en la zona afectada, sujetándola, durante dos o tres semanas hasta eliminarlas.

Osteoporosis

Un tratamiento que requerirá de constancia. El aloe actúa como regenerador de la masa ósea y ayuda a absorber mayores cantidades de calcio a la vez que aporta vitaminas. El tratamiento consiste en ingerir un trozo de pulpa en ayunas.

Diabetes

El aloe permite al páncreas recuperar su correcto funcionamiento y la correcta producción de insulina. Para ello debe ingerirse la pulpa en ayunas.

Hipertensión y artereosclerosis

El Aloe Vera actúa como un purificador de la sangre y es altamente recomendado para personas que padecen de arteriosclerosis e hipertensión. Al favorecer la oxigenación de los tejidos, retarda el envejecimiento, aumentando la elasticidad. Regula la tensión sanguínea. Se debe ingerir dos o tres veces al día un trozo de pulpa de aloe.

Excesos de comidas o bebidas


Masticar un trozo de aloe vera hasta deshacerlo y después tragarlo puede hacer sentir mejor a quienes se sientan pesados luego de la ingesta excesiva de alcohol o comidas.


Enfermedades gastrointestinales y cáncer

Para prevenirlas se debe tomar una cucharada de jugo de aloe vera a la mañana, el cual se obtiene de la pulpa de la planta.

Golpes: Si el golpe es en la cabeza se debe colocar cataplasmas en la zona afectada para desinflamar y reducir el dolor. y ponerse al sol pero antes de eso es importante lavar muy bien la zona del golpe para evitar manchas.

La sábila como remedio para el dolor de muelas o dientes: Se aconseja masticar un pequeño trozo de la hoja durante periodos de 10 minutos, esto ayudará a reducir el dolor, pero será necesario visitar al dentista.

Caspa: Utilizar el líquido gelatinoso que se extrae de las hojas y aplicarlo en la cabeza durante la noche, al día siguiente debe enjuagarse muy bien varias veces para evitar que queden residuos.

Fiebre: Pelar las hojas y aplicarlas como cataplasmas sobre el vientre de la persona, hasta que la hoja se seque, así controlan la temperatura del cuerpo.

Bronconeumonía: hervír un trozo pequeño de la penca en dos litros de agua y la tomarlo durante el día.

Próstata: Hervir varios trozos de sábila fresca en leche y endulzar esta mezcla con miel de abeja, tomar medio vaso al amanecer y medio vaso antes de acostarse durante varios días.

Hernias: Colocar cataplasmas sobre la zona afectada dos veces al día.

Ulceras: Un trozo de penca y un vaso de agua, todo bien molido y endulzado con un poco de miel de abeja, se toma en ayunas.

Artrosis: Aplicar cataplasmas sobre la zona afectada, además se puede consumir un poco de gelatina mezclada con algún alimento que contenga calcio.

Hígado: Rallar un trozo de hoja con cáscara de limón y dejarlo en agua tibia durante 2 horas, después se cuela muy bien, tomar un vaso de este liquido una vez al día.

Arrugas: Quitar las espinas a una penca, lavarla y molerla con una clara de huevo y medio vaso de leche hervida hacen una mezcla que se aplica sobre el lugar donde se marcan las arrugas, dando un ligero masaje en forma circular. Se espera a que esto seque y se retira con agua tibia.


Manchas en la piel: Un trozo de penca sin espinas y piel, se puede colocar sobre el lugar donde se encuentra la mancha. Esto debe hacerse por la noche, al siguiente día se retira y se enjuaga bien la zona donde se hizo la aplicación.

Verrugas: Machacar un trozo pequeño de penca limpia y sin espinas, con una cucharada de miel y aplicar sobre la verruga durante la noche. Lavar perfectamente el lugar donde esta la verruga.

Riñones: Hay personas que acostumbran moler un pedazo de penca y un vaso de leche, después toman un poco de este líquido antes de cada comida.

Varices: Machacar un trozo de hoja pelada, con media papa y miel de abeja y colocar en forma de cataplasma sobre la zona afectada, después enjuagar muy bien.

Colesterol: Comiendo diariamente un trocito de hoja pelada en ayunas.

Sábila para la anemia :Una penca sin espinas y perfectamente lavada se corta en pedacitos y se agrega en la ensalada que se acostumbra comer.

Inflamación de anginas: Se puede masticar un trozo pequeño de sábila pelada hasta absorber todo el jugo, puedes también moler un trozo pequeño con un poco de jugo de limón y rebajarlo con agua, después hacer gárgaras antes de cada comida. Esto servirá para desinflamar y controlar las molestias que se ocasionan al tragar los alimentos.