sábado, 27 de diciembre de 2014

Olmo (Elm).....fuerza en momentos de flaqueza

 

Abrumado por las responsabilidades, fuerza en momentos de máximo desgaste, agotamiento

 


Para distinguir a una persona que necesita tomar esta esencia podríamos decir que:

"Hace un buen trabajo, sigue la vocación de su vida en la mayoría de los casos, y espera hacer algo importante. Pero a veces siente que la tarea que ha emprendido es demasiado difícil y sobrepasa su propio poder de respuesta"
Esta esencia es para un estado de ánimo pasajero que se observa en determinados momentos y personas. Son altamente capaces y sabios pero pueden caer en la tristeza cuando desempeñan una tarea que hace realmente bien pero el exceso de responsabilidad autoimpuesta es grande, lo que les lleva a sentirse abrumados por la obligación que han contraído. Entonces surgen las dudas y el abatimiento, la depresión y el cansancio. Súbitamente se sienten agotados e incapaces de seguir, y tienen la sensación de no estar a la altura de las expectativas, sobre todo las suyas propias.

Llegados a este punto se sienten débiles, su valía también se debilita, sienten que están fallando. Es cuando pueden abandonar su empresa personal, un proyecto motivador, y echar por la borda años de buena gestión e ilusiones. De pronto van a la deriva, sin rumbo fijo.

Cualquier estado de abrumación, agobio, sentirse sobrepasado por las responsabilidades cotidianas,  se beneficia de la toma de Olmo (Elm).

Las características físicas que se muestran en una persona Olmo son:

Cansancio, a veces hasta el agotamiento. Sensación de falta de energía a nivel físico y mental, también emocional. Incapacidad de todo orden, tensión a nivel general en el cuerpo.

El problema de este estado, que es pasajero, radica en la necesidad de tregua no atendida. Se ha dado excesiva importancia lo que otros esperan y no se comprende que en primer lugar se es responsable de uno mismo. El descanso es necesario para poder seguir, y dar excesiva importancia a la realización y el cumplimiento práctico de las cosas nos aboca a un concepto rígido de la vida, a perseguir una perfección imposible y extenuante.

Sobrepasar las propias fuerzas físicas y emocionales provoca una pérdida de control y referenciales que podría desembocar en un cuadro depresivo si no se frena.

La toma de Olmo (Elm) aporta fuerza a los fuertes en su momentos de flaqueza. Sitúa a la persona otra vez en la realidad y retorna la seguridad de estar a la altura de las circunstancias. Olm aporta confianza en que la ayuda vendrá en el momento necesario y una proporción más equilibrada de los problemas, consiguiendo una mejor planificación del trabajo que tenga en cuenta las necesidades físicas y mentales al comprender que la perfección no es necesaria para lograr la imagen deseada e idealizada en su interior.
 
fuente: aqui