miércoles, 17 de diciembre de 2014

Proyección Mental


 El plano mental, es el mundo de las ideas, los recuerdos, los proyectos y los pensamientos.

El mundo mental se encuentra más “cerca” del hombre físico, que el mundo astral;  por esto es que muchos piensan antes de desear, o idean antes de sentir. En este plano se piensa, luego se existe, se es y se crea.  En este sentido (el de su aproximación), existen muchas teorías, creencias y filosofías; pero la realidad desde nuestro plano físico, es que primero usamos la mente y el pensamiento, antes de usar los sentimientos y los deseos, es así que este subsiguiente o no al plano físico, es el mas próximo en uso y percepción.

Las palabras claves de este mundo son: concentración, imaginación, recuerdo, ilusión y  pensamiento.

La proyección mental, es más frecuente de lo que “se piensa”, debido a que nuestro actual desarrollo evolutivo, tiende a usar más del nivel “intelectual”, la inteligencia, y el pensamiento.

Viajamos con la mente, donde nosotros queremos y a diferencia de la proyección astral, la proyección mental también puede hacerse con la “imaginación”, o en otras palabras diríamos que la “imaginación” es una puerta de entrada y salida al plano mental.

LEYES DEL MUNDO MENTAL

En el mundo mental se viaja a la velocidad del pensamiento y también a la velocidad del sonido.

En este plano la ideación es “ilimitada”, entonces se piensa y se crea el objeto o la persona pensada.

Este plano de la vida conciente, “casi” no tiene leyes, en lo que respecta a la “posibilidad”, se hace y se quiere lo que se desea.  Esto no quiere decir que no existan consecuencias por lo que se piensa o imagina; existen consecuencias, pero este mundo es mucho mas “flexible” y manipulable que el plano astral.

El lenguaje básico es el idioma de “pensante” viajero, o la telepatía.

La mente tiene espíritu de vida, se mueve y cambia (Efesios 4: 23); o sea la mente “muta”, evoluciona o involuciona.

Los pensamientos pueden ser creados (formados), mantenidos o trasformados (Filipenses 4: 8).  En este sentido “podemos decir” que los pensamientos tienen un nacimiento, un desarrollo y un ocaso.

En este mundo todo es mente; el pensamiento rige sus leyes.  Es evidente desde nuestra percepción que existen “dos” niveles mayores en el plano mental, que llamaremos: mente inferior y mente superior.  La mente inferior tiende hacia los mundos bajos y pensamientos materiales, la mente superior tiende hacia los mundos espirituales y piensa en el espíritu (1 Corintios 2: 10-16).  También podríamos explicar esta división de la mente, diciendo que existe una “mente espiritual”  y una “mente carnal” (Colosenses 2: 18), y cada una de ellas con sus propias leyes (Romanos 7:23).

Podemos decir que la “mente” es un instrumento de percepción, por esto es un “puente” entre los mundos superiores y los mundos inferiores.  Es así que puede ser “influenciada” o manipulada, desde ambos mundos. Influencias, espíritus o mentes superiores pueden “depositar” sus ideas y pensamientos en nuestra mente (posesión mental); o la mente puede ser influenciada por los sentidos físicos, y los eventos exteriores o mundo exterior.  Pero nosotros a través de la evolución hemos adquirido “cierto” control sobre este mundo, que usamos como un “instrumento” creativo o destructivo.

El pensamiento es el “principal” (no el único) vehiculo, elemento o instrumento del mundo mental.  La mente es mas “eléctrica” que magnética, así como el “astral” es mas magnético que eléctrico.  Por esta razón es que su asiento en el cuerpo físico, es el cerebro eléctrico.

Pensamos por “impulsos” eléctricos, pero sentimos y deseamos por impulsos magnéticos (ley de atracción).

Las leyes de la mente “física”, están sujetas a su vez, a las leyes del tiempo y el espacio.  Si no existiesen leyes de espacio y tiempo, solo existiría la “percepción”, por tanto la mente pasaría a otro estado evolutivo (percepción extrasensorial), y las leyes “naturales” no tendrían poder alguno sobre ella.

ALGUNOS ESTADOS DE PROYECCIÓN MENTAL

-        Decimos que “estados idos”, “en otro lugar”, o “pensando en otra cosa”, cuando alguien nos habla o caminamos y nos proyectamos inconcientemente e involuntariamente, mentalmente.  Es que “estoy demasiado preocupado” decimos.  La verdad es que la mente se ha proyectado en esos momentos hacia puntos fijos de pensamientos.  A este estado llamaremos “proyección mental involuntaria” con ensoñación.

-        Decimos “es que no estaba en nada”, “esta en la luna”, o “estaba en blanco”, cuando nos proyectamos mentalmente y caemos en un vasto mar “inconciente” sin ensoñación. A esto llamaremos “proyección mental involuntaria sin pensamiento”.

-        Decimos “es que estaba concentrado” o “quien sabe a donde estabas”, cuando un individuo “se va” en sus propios pensamientos y se concentra en alguno de ellos muy profundamente, y viaja a esa velocidad y se encuentra “navegando” (por decirlo así) en aquel pensamiento, sin poner cuidado de lo que pasa exteriormente o lo que se dice.  A esto llamaremos “proyección involuntaria del pensamiento”.

TÉCNICAS DE PROYECCIÓN MENTAL

La proyección mental, es más sencilla de practicar y vivir, que la proyección astral, esto se debe a que, como hemos dicho la “mente” se encuentra mas “cerca” (relacionada), con el hombre físico actual.

“Básicamente” existen cinco técnicas de proyección mental:

1.   Técnica de visualización: Relájese en cualquier posición corporal, en la que se sienta cómodo(a). Respire lentamente y armónicamente, en exhalaciones e inhalaciones sentidas y mantenidas.  Visualice un paisaje conocido o desconocido (mar, lago, río, campo, ciudad, etc.).  Sostenga la visión, y “trate” de independizar la situación de usted mismo (que usted sea un espectador).  Luego “trate” de “introducirse” en la acción o lugar (movimiento visual).  Esta técnica, da mejores resultados si se empiezan a visualizar colores básicos, luego números, objetos, personas, movimientos, acciones y lugares, respectivamente (en ese orden).  Si el ejercicio es correcto, el flujo natural de “pensamiento” se detendrá y se proyectara hacia la visualización. Debemos aprovechar algún objeto, situación o persona que nos haya “impactado” la psiquis durante el día, para tener más “fresco” y fuerte el sentido de “visión” mental.  Si este impacto ha sido “negativo” a su percepción, visualícelo en acción o movimiento contrario (alquimia mental).  Practíquelo cada vez que puede o quiera; entre mas sea ejecutado, mas se desarrollara la acción mental de visualización real.

2.   Técnica de concentración: Aquí concentración se entiende como la “ubicación”, sujeción, fijación, sometimiento o control de una situación, pensamiento o visión mental.  Lo mismo que el anterior ejercicio debe tomar provecho de una situación particular que nos haya ocurrido durante el día (positiva o negativa).  En posición cómoda (no importa cual), “repace” de nuevo el acto o acción vivido durante el hecho (punto por punto), detalle por detalle; observe movimientos y reacciones de objetos, personas y relacione estas con las suyas.  Si el ejercicio se hace correctamente, tal concentración en una acción vivida traerá como consecuencia el descubrimiento de la consecuencia, o solución del problema, o en último termino de las posibilidades futuras del hecho.  El provecho de esta técnica, esta en el conocimiento detallado, y una nueva percepción del acto vivido, lo que nos dará otra perspectiva que no habíamos detallado.  Otro ejercicio en este sentido es: en una posición cómoda traiga a su mente un objeto, sujeto, o acción y sosténgala en su “pantalla mental”, y detállela punto por punto.  Si nos concentramos en una persona, veamos sus detalles: como viste, como huele, colores, movimientos, palabras y actos.  Si no se puede “concentrar”, no se preocupe y no se presione.  La concentración es un ejercicio paulatino y se desarrollara lentamente.  Cuando podamos concentrarnos sostenidamente, observaremos como nuestra mente, es capaz de “viajar” rápidamente hacia la acción, lugar u objeto.


3.   Técnica de imaginación: la imaginación no es solo visualización.  La imaginación puede no solo “ver”, sino sentir, razonar, oír, pensar, mover palpar y en algunos casos hasta oler y saborear una situación u objeto. Por tanto la “imaginación”  va mas allá de la visualización.  En la imaginación podemos crear aquello imposible o vivir aquello que es muy posible.  La imaginación es el principio de la “creatividad” mental.  La imaginación es hacer que la “imagen mental” cobre vida y finalmente dirigirla o manifestarla con la “voluntad”.  En una posición cómoda, respiremos lentamente y con pausas; pensemos en aquello que vivimos ayer, hoy o mañana.  Démosle vida a la “simple imagen” y detallemos la acción a seguir, como si fuéramos creadores o arquitectos de nuestra mente o pensamiento.  Nunca imaginemos negativamente o maliciosamente, esto tendría sus consecuencias. Se debe terminar con la idea imaginada o darle seguimiento en ejercicios posteriores, pues recordemos que estamos en el “laboratorio mental”, y eso significa en la “imaginación” formar o crear una situación, acción o hecho fijo.  Este ejercicio debe hacerse a una hora específica (siempre), y en un lugar físico también especifico, con el objeto de educar la mente y darle seguridad de la “orden” creativa.  Cuando se llegue a la madurez de la imaginación, con ella se puede viajar a lugares o visitar a personas donde quiera estén.  Imaginemos una persona en otro Estado, Departamento o Provincia, ojala familiar para mayor fuerza mental, y veamos que esta haciendo en ese preciso momento con detalle (como espectadores), luego le preguntamos (físicamente o telefónicamente), si el experimento dio resultado.  La otra persona sentirá alguna presencia, se sentirá incomoda o sentirá algún cambio de temperatura y en ultimo termino nos dirá que lo imaginado era real.  No se desanime si no tiene éxito, siga practicando; la imaginación es una acción creciente.

4.   Técnica del recuerdo: En una posición cómoda para la mente y el cuerpo, empiece por respirar naturalmente, sin esfuerzo.  Recuerde una acción, un pensamiento, una situación, una persona o un lugar. Focalícelo y sosténgalo.  Luego retroceda y borre la acción.  Vuelva a pensar en la situación, paisaje o persona, luego bórrela de nuevo y repita.  Esta acción “cansara” (agotara) la mente, y terminara por pensar en otra situación.  Controle sus pensamientos y limpie su pantalla mental y repita el ejercicio.  Si el ejercicio se hace correctamente notara que el recuerdo se hace más vivido y “detallado”, hasta que la concentración sostenida lo lleve hasta el recuerdo mismo y se proyectara mentalmente, hacia el sujeto, acción o paisaje pensado (no hacia el recuerdo).  Mencionemos que el “recuerdo” es una “grabación” mental, por tanto tiende a permanecer o desaparecer, nunca esta en el “ahora” o en el futuro.  El recuerdo, en este caso es solo un “instrumento” de ayuda para la proyección mental.

5.   Técnica del pensamiento sostenido: en posición cómoda y regulando profundamente la respiración, vendremos a “pensar”, en un problema, lugar, situación o persona; mantenemos el pensamiento por varios segundos.  Seguidamente nos concentramos en algún punto visual del pensamiento, por ejemplo: si tenemos el pensamiento de un lugar, nos concentramos en un árbol, piedra, hoja o camino, etc., si es persona nos concentramos en algo de su aspecto o vestimenta, esto nos ayudara a “fijar” el pensamiento.  Después sentimos como “salimos” del cuerpo con la “mente” (podemos ver casas, el camino, etc.), hasta llegar al punto pensado.  Luego se retorna al cuerpo (supuestamente) y se repite el ejercicio.  Si se hace con “voluntad” y fe, este ejercicio resultara de mucho provecho en la proyección mental.  No permita que nada lo distraiga. Practique este ejercicio si es posible, siempre a la misma hora, con el propósito de adaptar mente y cuerpo. Con el tiempo “domara” el flujo mental y podrá salir de su cuerpo con la mente, teniendo fijo el pensamiento.  El secreto de este ejercicio y su éxito residen en las “pausas” mentales sostenidas dentro del pensamiento.

NOTA: No practique estas técnicas en su trabajo, deportes o conduciendo, para evitar accidentes, desorientación, descoordinación, desorden o hechos lamentables.  Espere llegar a un lugar seguro: el campo o la casa.

UTILIDADES DE LA PROYECCIÓN MENTAL

1.   Sanacion a distancia de un ser querido, amigo, pariente o desconocido.
2.   Conocimiento de un hecho o situación particular.
3.   Desarrollo evolutivo de la personalidad y la mente.
4.   Desarrollo paulatino de la videncia.
5.   Desarrollo paulatino de la telepatía.
6.   Desarrollo paulatino de la percepción extrasensorial.
7.   Desarrollo paulatino de la intuición.
8.   Sanación personal.
9.   Auto hipnosis y auto sugestión.
10. Control mental propio y ajeno.
11.  Conocimiento de los registros mentales, pasados, presentes y futuros.
12.  Control de egos y cubos.

13.  Equilibrio, crecimiento y manejo de la personalidad y la psiquis.

14.  Eliminación de miedos subconscientes, o fobias irracionales.
15.  Eliminación o equilibrio de vicios descontrolados.
16.  Desarrollo y evolución de la memoria temporal.
17.  Desarrollo y evolución de la Memoria espiritual.

La proyección mental, es muy segura y no presenta ningún riesgo, en la medida que se practique dentro del hogar o en lugar seguro; además es un preámbulo que nos ayudara a quitar ciertos miedos para la proyección astral.

fuente: aqui