domingo, 8 de marzo de 2015

VENCER EL ODIO – Yehuda Berg

Hubo una vez un hombre viejo y bondadoso que tenía un vecino muy malo. Cada día, el vecino arrojaba basura en la entrada de su casa o le ponía horribles apodos.
Una vez incluso le gastó una broma pesada al arrojar huevos a su adorable casa.
Un día, el anciano decidió que era suficiente y que era el momento de parar las tonterías de su vecino. Viejo como era, arrastró su podadora de césped al jardín de su vecino y comenzó a podarlo. Justo cuando estaba a punto de terminar, el vecino llegó a casa.
“¿Qué estás haciendo, viejo loco?”. Preguntó el vecino. “¿Por qué podaste el césped por mi?”.
“No lo hice por ti”, le respondió el anciano. “Lo hice por mí”.
El vecino estaba tan conmovido por este acto de bondad que nunca más molestó nuevamente al anciano.
El anciano conocía una profunda verdad: que el amor incondicional es lo único que puede vencer el odio. Cuando ofrecemos amor incluso a nuestros enemigos, podemos destruir su oscuridad y disolver su odio.