domingo, 5 de abril de 2015

El número siete


El misticismo y el mundo interior

El 7 es el símbolo del espíritu, del conocimiento absoluto, del análisis, de la investigación, de la vida interior y de la originalidad. Pero también representa la soledad, el aislamiento y el renunciamiento. El 7 es un número místico y mágico con fuertes connotaciones místicas. Considerado como el número de la suerte, en Astrología se relaciona con el planeta Neptuno y rige el signo de Piscis. La personalidad de número 7 tiene un sentido claro y convincente de sí mismo en tanto que ser espiritual. El 7 busca la verdad sobre todo en el dominio psicológico y espiritual. Su objetivo es, de alguna manera, el de consagrarse a las investigaciones de lo desconocido y a encontrar respuestas a los misterios de la vida. Tiene una mente muy aguda; es un pensador analítico capaz de una gran concentración mental y de una profunda perspicacia teórica. Por lo general prefiere trabajar solo. Generalmente tiene una tendencia solitaria y es una persona que vive por sus propias ideas y métodos.
Como resultado de esta actitud, para él las asociaciones son difíciles o problemáticas, en particular dentro del matrimonio. Tiene necesidad de un espacio personal y de privacidad, y cuando éstos son violados le puede causar una gran irritación y frustración. Cuando todas esas condiciones se cumplen su vida es equilibrada, y es alguien encantador y atractivo. Tiene un espíritu potente y un gran conocimiento, que lo convierten en un ser atractivo para los demás, especialmente del sexo opuesto. Pero también pone límites bien definidos. Si bien es bastante generoso en situaciones sociales, a menudo siente la necesidad de volver a la soledad de su “guarida”. La paz y la intimidad discreta de su mundo están asociadas en él, y las defiende con ahínco. La intimidad es muy preciada para él porque lo protege en su mundo interior en el cual se siente bien. Paradojalmente, cuando esta necesidad de soledad es exagerada, puede llevar al 7 a encontrarse en una situación de aislamiento y de la soledad. Eso lo puede condenar a una gran insatisfacción y a un cierto vacío emocional en su vida, puesto que una parte de su personalidad anhela tener contactos sociales; eso puede crearle en su vida un vacío emocional, ya que una parte de su ser desea tener contactos sociales y sentimentales.
Si el aislamiento es llevado al extremo, el número 7 puede llegar a ser cínico y desconfiado. También debe controlar la tendencia al egoísmo y el egocentrismo, pensando en sí mismo como el centro del universo, ya que la única persona que realmente importa. Puede actuar por motivos egoístas puede y desarrollar rasgos ocultos de su personalidad que pueden llevar a las personas a sentirse molestas e incomodas a su alrededor. El número 7 debe procurar no alejarse excesivamente de sus semejantes y de no ser demasiado independiente en la vida social, con el fin de evitar cerrar las puertas a los sentimientos nobles y al amor de los otros. El excesivo aislamiento puede llevarlo a tener un espíritu reprimido y una mente estrecha, porque cuando se está demasiado aislado del mundo, los contactos sociales pueden reflejar sobre él mismo una perspectiva pobre y mezquina de la vida. Secretamente el número 7 puede sentir celos de la facilidad con que las personas a su alrededor construyen y crean lazos sociales. Frecuentemente percibe a los demás como menos inhibido que él, o más libre para expresarse. También puede llegar a criticarse severamente a él mismo por falta de carisma y por carecer de capacidad de liderazgo.
El desafío constante del número 7 es conservar su independencia sin sentirse aislado e ineficaz. Debe tener su propia visión del mundo y al mismo tiempo mantener una apertura hacia los demás para recibir y expresar plenamente todas las sensaciones y los sentimientos que ofrece el mundo circundante. Con su capacidad para aprender, analizar y buscar respuestas a las preguntas importantes de su vida, tiene un enorme potencial para el crecimiento y el éxito en la vida. Además, el número 7 puede tener un importante bagaje de conocimientos y de sabiduría a transmitir. La persona de número 7 puede desarrollarse con éxito y satisfacción en los dominios de la ciencia, la religión, los seguros, la invención, el ocultismo, las empresas, y todos se refieren a la investigación. Cuando llega a la madurez, el número 7 a menudo irradia sabiduría.
ensueño

El 7 número del destino

El destino de esta persona esta caracterizado por sus facultades psíquicas y por su fuerte intuición que le sirve de guía en la vida. Personalidad introvertida, tiene necesidad de mucho tiempo para su persona. Con frecuencia tiene una tendencia contemplativa y se interesa por la meditación.
Tiene una excelente imaginación que la lleva a interesarse por cosas insignificantes, y esta tendencia a veces puede afectar su salud mental y física.

El 7 número de la personalidad

La persona de número 7 tiene talentos artísticos, sobre todo musical. Es muy sensible al ambiente circundante y a las “ondas” psíquicas. Persona ensoñadora, tiene sueños e imágenes que le permiten rápidamente tener percepciones intensas de su personalidad y de aquellos que lo rodean. Tiene una visión algo mística o religiosa de la vida, que puede canalizarlo en una búsqueda espiritual. Tiene necesidad de tiempo para ella misma y le gusta retirarse en cierta manera del mundo. A menudo da una impresión de despego o de tomar distancia con sus relaciones y con sus amistades.

El 7 número de expresión

La expresión general de esta persona es distante y reservada, difícil de ser conocida y encuadrada de primera vista. A veces puede pasar por alguien incomprendido o antisocial. Su timidez y su reticencia le impiden comunicarse con la facilidad y fluidez que quisiera. En presencia de personas que él conoce bien se muestra fácilmente afectuoso y distendido. Intuitivo, encantador e inteligente, tiene un marcado interés por las cosas místicas.

El 7 número del corazón

La persona con el 7 como número del corazón es muy sensible y acordada con su mundo interior místico y espiritual. Esta tendencia lo hace sentirse incomprendido y muchas veces con razón. Tiene una fuerte inclinación a refugiarse en ese mundo interior cada vez que el mundo exterior lo incomode o que él se sienta “agredido”. Difícil de ser comprendido por sus próximos, siempre pareciera tener un secreto o esconder alguna cosa, incluso cuando ello sea involuntario y que en realidad no haya nada de eso.

fuente: aqui