jueves, 16 de abril de 2015

Infusión de frambuesa para la ansiedad


El frambueso crece en los mismos lugares que la zarzamora. Alcanza una altura de 1-2 metros; tiene tallos leñosos, frecuentemente curvos y dotados de pequeños aguijones, con hojas pinnadas compuestas y hojita final pedunculada. Las hojitas, ovoides, son aterciopeladamente vellosas en su parte inferior.
El color de las flores oscila entre el blanco radiante y el rosa pálido.
La floración tiene lugar en los meses de mayo y de junio (julio); se encuentran frutos maduros hasta bien entrado el otoño. Cuanto más pobre es el terreno en que crece el frambueso, más aromáticas son las frambuesas.
La frambuesa es el fruto del frambueso, la también llamada “fresa del bosque” es una fruta de muy buen aroma, de sabor dulce con dejo amargo, muy agradable al paladar.
Su color puede ser rojo o blanco, según las variedades más conocidas y cuando están maduros se desprenden fácilmente de su receptáculo cónico. Sí se la come fresca es muy agradable, aunque es más común su uso para pre-panr refrescos o en helados j y postres en general.

Propiedades curativas
La frambuesa, por su contenido en vitaminas C, es muy aconsejable para tratar o prevenir casos de escorbuto, enfermedad caracterizada por hemorragias, caída de los dientes y deformación de las articulaciones.
Es también recomendable en aquellos casos de debilitamiento general, tanto en el orden físico como intelectual, actuando en estas circunstancias como un buen reconstituyente.
La frambuesa va bien asimismo, para tratar los estados de dificultad gastro-intestinal; posee propiedades para combatir con éxito los casos de dermatosis (enfermedades de la piel); además es un buen remedio en los casos de reumatismo y gota.
El jugo de frambuesas, combinado con jugo de grosellas y agua, además de ser un refresco excelente, se le puede utilizar ventajosamente en los casos de sarampión, escarlatina, afecciones gastrointestinales o inflamación en las vías urinarias.
Siempre que previamente se consulte con el médico, la frambuesa es un fruto que viene bien para los diabéticos, por la escasa cantidad y el tipo de azúcar que contiene, de muy fácil asimilación.
En épocas pasadas, a los niños con fiebre se les proporcionaba jarabe de frambuesa, obtenido a partir del fruto maduro, ya que la frambuesa contiene en abundancia vitaminas del grupo B, provitamina A y numerosas sustancias minerales, como potasio, calcio, hierro, magnesio y fosfatos.
En infusión, sus hojas y frutas pueden ayudar para contrarrestar los estados de alteración nerviosa como los de estrés y la ansiedad.
Preparada en ensalada de frutas, la frambuesa combina muy bien con fresas y grosellas. A continuación una receta de infusión para la ansiedad.

Infusión de frambueso y melisa contra la ansiedad
Ingredientes (2-3 porciones)
1/2 taza de frambuesas
1 cucharadita de hojas secas de frambueso
1 cucharadita de melisa
2 tazas de agua
Preparación
Mezcla las frambuesas, las hojas secas y la melisa. Agrega el agua, tapa por 15 minutos; cuela y sirve.
Tomar una taza al día.

fuente: aqui