domingo, 2 de agosto de 2015

Sin mente, sin lenguaje, sin tiempo por Emilio Carrillo