martes, 29 de septiembre de 2015

UNA NATURALEZA AGRADECIDA – Yehuda Berg

Algunas veces quedamos tan estancados en la búsqueda de los milagros en nuestras vidas (buscar nuestra alma gemela, intentar obtener nuestro trabajo soñado, superar los comportamientos negativos, etc.) que dejamos de apreciar todas las bendiciones que ya tenemos a nuestro alrededor.
Siempre debemos esforzarnos por más, pero no a expensas de disfrutar verdaderamente todo lo que tenemos el día de hoy.
Una naturaleza agradecida es aquélla que experimenta una plenitud consistente.