domingo, 3 de enero de 2016

LA ANEMIA


 
En todos los temas que tienen relación con la sangre, debemos tener claro que su origen se encuentra en la família, “lazos de sangre”. Al pertenecer a la tercera etapa de la biología nos encontramos siempre con circunstancias en las que la desvalorización es su eje principal.

Cuando se produce una disminución de glóbulos rojos, se llama anemia.

La anemia está relacionada con una falta de alegría ante el proceso de la vida misma, con un sentimiento de no valer. Una desvalorización de aquello que nos hace vivir, que transporta la vida.

-Me da la impresión de que molesto en mi família.

-Tengo que vivir lo menos posible, porque molesto.

-Me ahogo en esta família

En el caso de que la anemia esté producida por una falta de hierro y no de hemoglobina:

-Necesito que me ayuden en mi función materna.

-Me ahogo en mi família.

-Alguien cercano a tí se está muriendo y quieres darle el oxígeno para vivir.

-Atmósfera tóxica, no respiro bien.

El primer paso será delimitar bien la fecha de aparición del síntoma y retroceder un poco en el tiempo (semanas o meses), para reflexionar sobre las circunstancias que estabamos viviendo en ese momento para reconocer el conflicto y a partir de ahí poder cambiar esa percepción y tomar conciencia.

Hay que tener en cuenta los posibles conflictos de diagnóstico, o explicaciones racionales de los motivos por los que tenemos este síntoma, ya que a veces puede producir un estancamiento de nuestra capacidad de ver más allá de esa explicación, dificultando la transformación o sanación del mismo.
 
fuente: aqui