martes, 2 de febrero de 2016

UNA TAREA DIFÍCIL: APRENDER A NO SER DESGRACIADO - Wayne W. Dyer



No es fácil cambiar de modo de pensar. Tú estás acostumbrado a un cierto tipo de pensamientos y a sus
consecuencias debilitantes. Hay necesidad de trabajar mucho para poder deshacerse de los hábitos de
pensamiento que has asimilado hasta ahora. Es fácil ser feliz, pero aprender a no ser desgraciado puede
resultar difícil.

La felicidad es la condición natural de la persona. Esto es evidente cuando se observa a los niños
pequeños. Lo que es difícil es deshacerse de todos los "deberías" y "tendrías que" que has digerido en el
pasado.

Hacerte cargo de ti mismo empieza con tener conciencia de ti mismo. Pon atención cuando digas cosas como
"Me han ofendido". Piensa en lo que estás haciendo en el momento que lo estés haciendo. El nuevo
pensamiento requiere ser consciente de tus viejos pensamientos. Te has acostumbrado a patrones mentales
que identifican las causas de tus sentimientos en hechos externos.

Has empleado miles de horas de refuerzo para apoyar estos pensamientos y tendrás que equilibrar la balanza
poniendo miles de horas de pensamientos nuevos, unos pensamientos que asumen la responsabilidad de tus
propios sentimientos. Es difícil, realmente difícil; pero ¿qué importa? Ciertamente no es motivo para dejar de
hacerlo.

Recuerda los tiempos en que estabas aprendiendo a manejar un automóvil con cambios manuales. Te
enfrentabas con un problema que parecía insuperable. Tenías tres pedales pero sólo dos pies con que
manejarlos. Lo primero fue tomar conciencia de la complejidad de la tarea. Suelta el embrague lentamente, el
coche demasiado rápido, hay sacudidas, aprieta el pedal del acelerador al mismo tiempo que sueltas el
embrague, el pie derecho para el freno, pero el embrague tiene que entrar, o pegarás otra sacudida. Millones
de señales mentales: siempre pensando, usando tu cabeza. ¿Qué hago? Estoy consciente, alerta, y al cabo de
mil pruebas, equivocaciones y esfuerzos reiterados llega el día en que te subes a tu coche y sales
conduciendo. Nada de vacilaciones, nada de sacudidas, nada de pensamientos. Conducir con embrague
manual se ha convertido en algo completamente natural, y ¿cómo lo hiciste? Con gran dificultad. Con mucho
pensar-en-el-presente, mucho recordar, con trabajo y esfuerzo.

Tú sabes regular tu mente cuando se trata de realizar trabajos físicos, tales como enseñar a tus pies y a tus
manos a que coordinen sus esfuerzos para conducir un coche. El proceso es menos conocido pero funciona
igual en el universo emocional. Has aprendido los hábitos que tienes ahora usándolos y reforzándolos
durante toda tu vida. Te sientes desgraciado, enfadado, herido y frustrado automáticamente porque así
aprendiste a pensar hace mucho tiempo. Has aceptado tu comportamiento y no te has preocupado de la
posibilidad de cambiarlo. Pero puedes aprender a no ser desgraciado, a no estar enfadado, o herido o frustrado
del mismo modo que aprendiste todas esas actitudes de autofrustración.

Por ejemplo, se te ha enseñado que ir al dentista es una experiencia desagradable y que está asociada con
sensaciones de dolor. Siempre has sentido que era desagradable e incluso te has dicho a ti mismo cosas
como:

"dio el torno". Pero todas éstas son reacciones aprendidas. Tú podrías hacer que la experiencia funcionara a tu
favor si decidieras que se trata de un procedimiento agradable. Podrías, si realmente decides usar tu cabeza,
hacer que el ruido del torno te haga pensar en una hermosa experiencia sexual y cada vez que suene su
ronroneo podrías entrenar a tu mente a que se imagine el momento más orgiástico de tu vida. Podrías pensar
diferentemente sobre lo que solías llamar dolor, y elegir sentir algo nuevo y agradable. Te resultará mucho
más agradable y gratificante dominar tus propias circunstancias dentales que aferrarte a las viejas
imágenes y simplemente resignarte.

Quizá te cuesta creerlo. Puede que digas algo así como: "Yo puedo pensar en lo que quiera pero igual me
siento desgraciado cuando el dentista me mete el torno en la boca". Esto nos Lleva de vuelta al embrague
manual.

¿Cuándo creíste que podías manejarlo? Un pensamiento se convierte en una certidumbre cuando lo elaboras,
no cuando pruebas hacerlo una vez y luego tomas como pretexto tu falta de pericia o fracaso inicial para dejar
de hacerlo.

El hacerte cargo de ti mismo implica un esfuerzo más grande que el que significa simplemente especular
con ideas nuevas. Implica la determinación, la decisión de ser feliz y de enjuiciar y destruir todos y cada uno de
los pensamientos que te producen una infelicidad autoinmovilista.

TUS ZONAS ERRÓNEAS

Wayne W. Dyer