miércoles, 23 de marzo de 2016

“Segunda Capa del Aura: Cuerpo Emocional”

Este nivel es el portador de nuestros sentimientos, nuestras emociones y de las cualidades de nuestro carácter. Está asociado a los propios sentimientos y emociones sobre uno mismo. Cada movimiento de energía que se produce aquí tiene correlación con los sentimientos sobre sí mismo.
Aspecto: Se presenta y se observa como una zona nebulosa coloreada que se mueve en forma caótica y desordenada en todas direcciones. Si los colores son vivos, nítidos, vivaces y brillantes indican sentimientos positivos, como amor, entrega y alegría. En caso contrario los colores son opacos, oscuros y sucios.

En este cuerpo se hallan almacenadas todas nuestras emociones no liberadas, angustias, agresiones conscientes e inconscientes, las sensaciones de soledad, rechazo y falta de autoconfianza. Estas energías son las que proyectamos al entorno generando el principio de atracción mutua, si estas energías son negativas nos encontramos con personas en las que vemos reflejadas todas aquellas partes de nosotros que evitamos, negamos y rechazamos. 

Cuando estas energías no son expresadas o liberadas, tienden a mantenerse con vida y a crecer, repitiéndose una y otra vez, atrayendo más de lo mismo, formando creaciones con vida propia que necesitan alimentarse de lo mismo. Así una persona con agresividad no expresada ni liberada atraerá personas afines que exteriorizarán las vibraciones de furia y agresión. Si se aspira conscientemente al éxito pero inconscientemente se tiene la imagen opuesta no se alcanzará el objetivo esperado. Estas emociones se mantienen a través de las vidas sucesivas, de ahí que se diga que son formadoras del carácter de la persona. Esta es la razón de ver a niños muy pequeños rabiosos, deprimidos o alegres y creativos, por ejemplo.

Es fundamental reconocer y expresar los sentimientos tanto negativos como positivos a fin de que el aura se mantenga estructurada. De este modo se liberan y se transforman.
Cuando estos sentimientos se niegan, se interrumpe el flujo energético estancándose y formando nubes oscuras, sucias y descargadas, relativas a los sentimientos que uno tiene hacia sí mismo.
Estas nubes oscuras, estancadas y des energizadas afectarán a los niveles adyacentes, interfiriendo en consecuencia en la salud en diversos grados.
Cuando esta segunda capa o cuerpo emocional es fuerte y está cargada de energías positivas la persona disfrutará la relación consigo misma, sentimientos de amor y gusto consigo mismo, se sienten bien en su propia compañía y están cómodas con su cuerpo físico.


Necesidades del Cuerpo Emocional o Segundo Nivel Aural. 
Este nivel habla de la aceptación y el amor propio. Los problemas en este nivel muestran aversión hacia sí mismo, auto rechazo llegando hasta el odio a sí mismo.

Es necesario trabajar la imagen personal a través de técnicas como por ejemplo la del espejo y afirmaciones como:
“me amo y me acepto con todas mis imperfecciones”
“yo soy amor, belleza perfección”,
“acepto la vida que he creado y puedo cambiar las partes que no me gustan”,
“puedo seguir amando a las personas con las que disiento y no me traiciono al estar o no estar de acuerdo con ellas.

Trabajar en terapias de despeje de energías negativas, en darse cuenta que lo que ve en el exterior no es más que lo que posee en si mismo.