miércoles, 16 de marzo de 2016

TERAPIA CON EL RONRONEO DE UN GATO


La asombrosa capacidad de recuperación que se observa en los felinos después de un accidente, está relacionada con la vibración sonora que produce su propio ronroneo, este sonido que oscila en un rango de 20 a 140Hz, con dos dominantes armónicos, uno situado en los 50 Hz, otro en los 90Hz,  está estrechamente relacionado con su supervivencia, y es utilizado por todos los felinos para curarse, fortalecerse y darse bienestar a sí mismos.

La frecuencia principal  dominante  del ronroneo, situada en el rango  de los 20 y los 55Hz, pose una importante acción anabólica, y por este motivo están empezando a ser  utilizadas en medicina ortopédica para la consolidación de fracturas y el tratamiento de la osteoartritis, tras comprobar que  aceleran los procesos de curación y la creación de nuevo tejido. Cabe señalar que la frecuencia anabólica de los huesos se sitúa  entre los 20 y 90 Hz  pudiéndose también  aplicar en el alivio del dolor agudo y crónico, en situaciones de pérdida de densidad ósea, en atrofia muscular, en la regeneración de tejido, y en la curación de  heridas,  ya que mejora la circulación local y la oxigenación, reduce el crecimiento bacteriano, inhibe la inflamación y mejora la cicatrización de huesos y los músculos.

USOS Y APLICACIONES TERAPÉUTICAS:
Tratamiento  de apoyo para favorecer la recuperación en las siguientes situaciones:
Consolidación de fracturas
Crecimiento óseo
Tratamiento de la osteoartritis
Procesos de curación y la creación de nuevo tejido
Dolor agudo y crónico
Pérdida de densidad ósea
Atrofia muscular
Regeneración de tejido,
Reparación de tendones
Movilidad de las articulaciones
Curación de  heridas
Cicatrización de huesos y los músculos.
Reducción del crecimiento bacteriano,
Inhibe la inflamación
Jet lag
Estimulación de neuronal para la producción de serotonina y endorfinas, Incidiendo en la calidad del sueño y el bienestar.
Disnea Pulmonar.

++++++++++++++++++++++
Saber más:
El ronroneo es producido por el flujo sanguíneo de la vena cava al circular por un estrechamiento voluntario que el gato produce a su tránsito entre el hígado y el diafragma. En ciertos estados neurovegetativos la sangre forma ondas al circular por este cuello de botella provocando vibraciones que se expanden por el cuerpo y las cavidades craneales del seno a través de la tráquea, produciendo un campo vibratorio que tiene la capacidad de relajar todo su cuerpo y condicionar su actitud.  
Este estado de relajación fue durante mucho tiempo asociado a un estado de satisfacción, sin embargo, los gatos que están padeciendo dolor o  angustia también ronronean, pero no solamente para ellos!.  Los gatos también ronronean específicamente para  ayudar a una persona u a otro animal enfermo.
Tres trabajos de investigación de diferente procedencia aúnan resultados y corroboran los beneficios de la aplicación del sonido del ronroneo del gato en terapia:
 
 *Jean-Yves Gauchet, veterinario francés, autor de “ronronoterapie”, observa que padeciendo una misma lesión y  tras una misma cirugía, los gatos sufren cinco veces menos secuelas que los perros, y que se recuperan tres veces más rápido. Afirma que escuchar el sonido del ronroneo estimula las neuronas que producen serotonina, “la hormona de la felicidad” y  endorfinas,  incidiendo en la calidad de nuestro sueño y mejorando nuestro humor; también señala haber observado que mejora situaciones de Jet-lag.
 
*Elizabeth von Muggenthaler, bioacústica, presidente de Fauna Communication Research Institute,  en uno de sus trabajos sobre los felinos expone que:
Las frecuencias entre 20 y140 Hz  favorecen el crecimiento óseo y la curación de fracturas, alivian el dolor, reducen la inflamación,  favorecen la cicatrización de heridas, el crecimiento muscular, la reparación de los tendones, mejoran la movilidad de las articulaciones y alivian  la disnea pulmonar.
 
*Joel Dehasse, catedrático de veterinaria en Bruselas, afirma “categóricamente” que:
Un gato vibra principalmente para aumentar su comodidad, es un gran especialista en deshacerse de energías negativas, siendo capaz de percibir e  identificar las emocionales de su cuidador humano. Pero no se trata de que el gato posea virtudes antidepresivas, no,  el no nos pone de buen humor. El gato nos libera de nuestras energías negativas!, sin necesidad de aportar energías positivas.

fuente: aqui