jueves, 5 de mayo de 2016

AFERRARSE A LA CERTEZA – Yehuda Berg

De todas las enseñanzas importantes que mi padre y maestro, el Rav Berg, impartió durante su vida, la lección más grande que me enseñó es que la Certeza es una posibilidad.

El Rav enseñó que la Certeza es una condición espiritual, una conciencia más poderosa que la esperanza o la creencia ya que la Certeza es saber.

Puedes tener toda la sabiduría espiritual del mundo y, sin embargo, esto puede ser inútil para ti sin Certeza. Por ejemplo: es fácil creer que recorrer el kilómetro extra para cuidar a otros nos traerá grandes bendiciones cuando nos sentimos bien y la vida es genial, pero en los momentos en los que las cosas no están saliendo exactamente como queremos, comenzamos a dudar. ¿Y qué si el bien que hago en el mundo es para nada? ¿Y qué tal si las cosas espirituales no funcionan? ¿Por qué me ocurren cosas malas cuando intento arduamente ser una buena persona? Es en estos momentos que necesitamos aplicar nuestra sabiduría espiritual con más fuerza, ya que estos son los momentos en los que nuestra Certeza es puesta a prueba.

Es importante darse cuenta de estos momentos y anticiparlos. Prepárate para la prueba cuando surjan las dudas y arrójalas por la puerta con Certeza. Sabe que lo que sea que esté ocurriendo en tu vida, de alguna manera es para mejor. Por alguna razón, éste es el lugar exacto donde necesitas estar, sin importar las circunstancias.

Con Certeza absoluta en el Creador, podemos saber que el universo siempre opera a favor de nuestros mejores intereses sin importar cómo pueda verse todo a través de nuestra percepción limitada.

La eliminación de la duda se alcanza al seguir adelante a pesar de tu escepticismo. Si nos aferramos a la Certeza, podemos superar cualquier dificultad.