miércoles, 27 de julio de 2016

Allan Kardec: Si hubiese sido un hombre de bien, hubiera muerto

Decís muchas veces, cuando habláis de un hombre malvado que escapa de un peligro: “Si hubiese sido un hombre de bien, hubiera muerto”. ¡Pues bien! cuando decís esto, decís la verdad, porque, efectivamente, muchas veces sucede que Dios da a un espíritu, joven aun en el camino del progreso, una prueba más larga que a uno bueno, logrando éste como una recompensa debida a su mérito que su prueba sea todo lo corta posible. Así, pues, cuando os servís de ese axioma, no sospecháis que estás diciendo una blasfemia.
Si muere un hombre de bien que tiene por vecino a un perverso, os apresuráis a decir: “Mucho mejor hubiera sido que se hubiese muerto éste”. Os engañáis mucho, porque el que se va, concluyó su tarea, y el que queda, puede muy bien ser que aun no la haya empezado. ¿Por qué quisiérais, pues, que el malo no tuviese tiempo de acabarla, y que el otro quedase estacionado en la tierra? ¿Qué diríais del preso que hubiese concluido su condena y se le retuviera en la cárcel mientras se diese libertad al que no la hubiere concluido? Sabed, pues, que la verdadera libertad consiste en desprenderse de los lazos del cuerpo, y que tanto tiempo como estéis en la tierra estáis en el cautiverio.
Acostumbráos a no vituperar lo que vosotros no podéis comprender, y creed que Dios es justo en todas las cosas; muchas veces lo que os parece un mal, es un bien; pero vuestras facultades son tan limitadas, que el conjunto de lo grande se substrae a vuestros sentidos obtusos. Esforzáos en salir con el pensamiento de vuestra estrecha esfera, y a medida que os elevéis, la importancia de la vida material disminuirá a vuestros ojos, porque sólo os parecerá un incidente de la duración infinita de vuestra existencia espiritual, la sola verdadera existencia.
(Fenelón. Sens, 1861).
Extracto de: EL EVANGELIO SEGÚN EL ESPIRITISMO – ALLAN KARDEC. Trabajadoresdelaluz.ar
fuente: aqui