viernes, 29 de julio de 2016

Jokmah, el principio de la manifestación

Jokmah חכּמּהּ es la segunda sefirá, y corona el Pilar Derecho del Arbol. Es la esfera gris. Jokmah puede considerarse como la primera sefira de la manifestación, pues Kether es el Absoluto, y éste está más allá del espacio y el tiempo. Tras el tzimtzum comienza el llamado “Descenso del Poder”, y el Rayo Relampagueante, que entra por Kether, continúa “bajando” por Jokmáh. La Ley del Péndulo separa entonces el principio Yang y el principio Yin del universo, comenzando la dualidad que caracteriza la manifestación fenoménica y apareciendo las leyes subyacentes a ésta, como la Ley del Género y la Ley de la Polaridad. Dion Fortune afirma que “Jokmah no es sino Kether en movimiento”. Y la Energía de la Fuente en movimiento requiere un espacio para desenvolverse. Y así aparece el Espacio, la primera condición del mundo fenoménico. El principio Yang se identifica con el elemento activo del universo, con lo masculino, con el aspecto mental y luminoso. Es Dios Padre, Abba. La divinidad abstracta de Kether toma género en las dos sefirot que constituyen la triada divina llamada Triada de las Raíces: Jokmah será el principio masculino y Binah el femenino. Dios Padre y Dios Madre. Jokmah corona el Pilar Derecho del Arbol de la Vida, como lo más elevado del arquetipo masculino del universo, cuya principal cualidad es la expansión de la energía cósmica, que los hinduistas representan en el Lingam de Shiva.


El arquetipo de Dios Padre 
El hemisferio derecho
El nombre de Jokmah significa Sabiduría, y recordemos que la Cábala se conoce también con el nombre de Jokmah Nistarah (sabiduría secreta). Esta idea la encontramos en Proverbios: “Con Sabiduría edificará la Casa”. Todo el Poder del universo reside en Jokmah, pero no puede materializarse hasta que aparece el principio femenino de Binah, la Madre Cósmica. El Tantra afirma lo mismo: “Shiva sin su Sakthi es un  cadáver”. Pues el poder de Jokmah es irradiación en el espacio, asociada al fuego y la energía eléctrica. Representa el Mundo de las Ideas platónico. Según su teoría dichas Ideas son los modelos a partir de los cuales se basan las cosas físicas, que no son más que copias imperfectas de aquellas. Y así es, pues en la manifestación, la materialización no da comienzo hasta Binah. Se asocia también con el pensamiento intuitivo. A este respecto es interesante reseñar que Jokmah contiene la palabra מּח moaj, que significa cerebro, y se corresponde al hemisferio derecho, que funciona de un modo holístico, es decir, integrador. La psicobiología ha determinado que el hemisferio izquierdo analiza el tiempo, y el derecho el espacio. El hemisferio holístico es intuitivo en vez de lógico, piensa en imágenes, símbolos y sentimientos. Tiene capacidad imaginativa y fantástica, espacial y perceptiva. El destello intuitivo frecuentemente representado como la bombilla que se nos enciende de repente es una semilla de verdad que debe tomar forma utilizando el entendimiento de Binah. 

SEFIRA: Jokmah, חכּמּהּ, Sabiduría.
POSICION EN EL ARBOL: A la cabeza del Pilar Derecho. La segunda de las sefirot.
NOMBRES DIVINOS: Yah יה, pronunciado como Adonai, mi Señor. יה es la segunda parte del Tetragrama יהּוהּ donde la יּ representa el Punto Primordial y la הּ la expansión del aliento divino de Kether a partir de él. Otro nombre es  Abba,אַבֿ , Padre.
ARCANGEL: רּציאל Ratziel, regente de la esfera en Briah, o Mundo de la Creación.
ORDEN ANGELICO אופּנּיּם, Ofanim, cuyo significado es Ruedas, las ruedas de fuego del Carro de Ezequiel, la merkabah. Son regentes de la esfera en Yetzirah, o Mundo de la Formación
CHAKRA MUNDANO: El Zodiáco, el planeta Urano. Es regente de la esfera en el Assiyah o Mundo de la Acción. 
CHAKRA HUMANO: El chakra frontal Ajna, que comparte con Binah.
SIMBOLOS: El lingam. El menhir. La torre. La vara de poder. La línea recta. La yod יּ del Tetragramma יהּוהּ
IMAGEN: Un hombre barbado, representando el aspecto más sabio del principio masculino.
EXPERIENCIA ESPIRITUAL: Visión de Dios.
VIRTUD: Devoción.
EN EL CUERPO HUMANO: El hemisferio derecho, y por extensión la parte derecha del rostro; ojo y oído derechos. 
COLORES: Celeste puro en Atziluth, gris en Briah, gris perla iridiscente en Yetzirah, blanco con manchas rojas, azules y amarillas en Assiyah.
TAROT: Los 4 doses.
ELEMENTO: Fuego como potencial y como expresión.
POLARIDAD: Positiva.
SIGNIFICADOS: El principio Yang. El Espacio, la Energía. Lo luminoso y eléctrico. Urano. El Padre Divino y el arquetipo subyacente de varón anciano y sabio. El contenido del recipiente.
Junto con Binah y Kether, Jokmah constituye la Triada Divina, el Gran Rostro, la verdadera raíz del Arbol de la Vida de la que se origina toda la manifestación y que por ello se llamada Triada de las Raíces. El Abismo separa a ésta del resto del Arbol de la Vida, llamado Pequeño Rostro, y que constituye realmente un reflejo de aquél. 

El manto de Dios Padre dibuja la silueta de un cerebro.

fuente: aqui