sábado, 6 de agosto de 2016

Binah, la matriz cósmica


“Imagina a Dios Madre en lugar de Dios Padre,
en lugar de una luz cegadora una oscuridad impenetrable de la que surge todo
Om  (Alan Watts)

Binah בֿינּהּ es la tercera sefirá, y corona el Pilar Izquierdo del Arbol de la Vida. Es la esfera negra, como negra es la oscuridad de la matriz en la que prospera una nueva vida, como negra es la tierra fértil que permite mantener esa vida. El Rayo Relampagueante pasa de Jokmah a Binah y la semilla de luz se sumerge en la tiniebla cálida para crear todo el universo material. La gestación de nuevos seres requiere tiempo, y esta dimensión de la manifestación fenoménica aparece justo en esta esfera, en la que toma forma todo lo que en Jokmah es energía pura. Sin el tiempo la vida no podría desarrollarse.  El principio masculino, el Yang, el espacio, Dios Padre, se complementa con el principio femenino, el Yin, el tiempo, Dios Madre, y esta es la primera polaridad, la dualidad básica necesaria para la manifestación. El eje polar más alto del Arbol de la Vida, y que constituye, junto con la Unidad de Kether, la Triada Divina.


La Madre Cósmica
El nombre de Binah significa Inteligencia o Entendimiento. La intuición pura de Jokmah necesita tomar forma, limitarse (pues eso es tomar forma, definir límites) para poder crear algo concreto. Las ideas pueden así madurar con tiempo, pues el tiempo es un elemento fundamental para el entendimiento, ya que las operaciones mentales requeridas para manejar la vasta información recibida en Jokmah son secuenciales. Y este funcionamiento corresponde al hemisferio izquierdo, el lógico, el atribuído a Binah. Sabiduría sin Inteligencia no da fruto, e Inteligencia sin Sabiduría da frutos deformes. Si pensamos en el excesivo y cuasi único manejo del hemisferio izquierdo que tiene nuestra civilización occidental, no debe extrañarnos tantos adelantos técnicos, frente a una patente falta de sabiduría que puede llevarnos a la autodestrucción.


La diosa Kali
Binah es la Gran Madre, Aimá, la Madre Fértil y Brillante, representada por las Vírgenes Negras, la Madre Poderosa de todo lo que vive, pero también es Immá, la Madre Oscura y Estéril, la diosa hindú Kali, negra y con su collar de calaveras, pues al dar vida da muerte, ya que no puede existir la una sin la otra. En esta sefirá se hacen ya patentes aspectos que consideramos “negativos”. La consideración del principio Yin, de lo femenino, como raíz de todo mal, se encuentra implícita tanto en religiones como en sistemas filosóficos, y yace en el subconsciente de toda la humanidad. En su forma más extrema se oponen el espíritu y la materia en una antinomia eterna y sin resolver, dando lugar a la concepción maniquea que identifica espíritu con el bien y materia con el mal. El cuerpo en general, y el cuerpo femenino en particular, se consideran impuros y se rechazan. Las religiones monoteístas se oponen a este dualismo en la teoría, pero no en la práctica, como demuestra la condición subsidiaria que la mujer tiene en ellas. El antiguo culto a la diosa subyace en el culto a la Virgen María como Madre Divina, porque la mente popular comprende la necesidad de un equilibrio en la polaridad básica. Y la mente aún no condicionada de un niño-a lo demuestra al preguntar en clase: “¿Y quién es la mujer de Dios?”.

SEFIRA: Binah, בֿינּהּ , Inteligencia
POSICION EN EL ARBOL: A la cabeza del Pilar Izquierdo. La tercera de las sefirot.
OTROS TITULOS: Aimá, אַימּה, la Madre Fértil y Brillante, Immá, אמּא, la Madre Oscura y Estéril.
NOMBRES DIVINOS: יהוה, Yahvé o Jehová, nombre que los judíos no pronuncian, sino que se refieren a él como Adonai (mi Señor) o Ha-Shem (el Nombre). El también llamado Tetragrama es una variación de la raíz hebrea que significa ser.
Era     היה    ( Hayáh )    En tiempo pasado
Es       הוה    ( Havéh )    En tiempo presente
Será   יהיה   ( Ihyéh )    En tiempo futuro
Recordemos que el nombre de la esfera de Kether es  אַהיה (Ehié) Yo Soy. Es decir; el Uno que Es en presente, fuera del tiempo, eterno por tanto. Sin embargo en Binah el tiempo aparece y surgen el pasado y el 
futuro como modalidades de éste, para hacer posible el desenvolvimiento de todas las formas.
ARCANGEL: צפקּיּאל  Tzafkiel, regente de la esfera en Briah, o Mundo de la Creación.

El cáliz como símbolo de lo receptivo
ORDEN ANGELICO: ארּאליּם, Aralim, cuyo significado es Héroes. Son regentes de la esfera en Yetzirah, o Mundo de la Formación
CHAKRA MUNDANO: שׁבֿתּאי, Shabetai, Saturno, regente de la esfera en el Mundo de la Acción.
CHAKRA HUMANO: El chakra frontal Ajna, que comparte con Jokmah.
SIMBOLOS: El Yoni. La copa o cáliz. La túnica externa que cubre. La Vesica Piscis. El envoltorio.
IMAGEN: Un mujer madura.
EXPERIENCIA ESPIRITUAL: Visión de la Aflicción.
VIRTUD: Silencio.
VICIO: Avaricia.
EN EL CUERPO HUMANO: El hemisferio izquierdo, y por extensión la parte izquierda del rostro; ojo y oído izquierdos. 
COLORES: Carmesí en Atziluth, negro en Briah, marrón oscuro en Yetzirah, gris con manchas rosadas en Assiyah.
TAROT: Los 4 treses.
ELEMENTO: Fuego como potencial y Agua como expresión.
POLARIDAD: Negativa.
SIGNIFICADOS: El principio Yin. El Tiempo. La Forma. La Madre Cósmica. El arquetipo de la Madre. La Matriz. Lo oscuro. El recipiente que contiene. Las mujer madura.
METAL ASOCIADO: El plomo. Las sefirot de Kether y Jokmah no tienen ningún metal asociado, pues la materia solo aparece en Binah.
La Virgen Negra se asocia con Binah
Junto con Jokmah y Kether, Binah constituye la Triada Divina, el Gran Rostro, la verdadera raíz del Arbol de la Vida de la que se origina toda la manifestación y que por ello es llamada Triada de las Raíces. El Abismo separa a ésta del resto del Arbol de la Vida, llamado Pequeño Rostro, y que constituye realmente un reflejo de aquél. 
 
fuente: aqui