miércoles, 3 de agosto de 2016

Plantas e infusiones que ayudan a dejar de fumar


Dejar de fumar no es una tarea fácil. Tal vez el primer paso para conseguirlo es mediante una firme voluntad. Además de ello, se puede procurar ayuda de la naturaleza mediante las plantas y sus infusiones.
Existen plantas que ayudan a combatir los síntomas propios que aparecen cuando se está en el proceso de dejar de fumar como son la intranquilidad, la irritabilidad, el nerviosismo, el mal humor, el insomnio o somnolencia y hasta la tristeza y el cansancio.

A continuación una lista de estas plantas:
Amapola: Esta planta se usa, en infusiones en los casos de insomnio y como calmante de la tos.

Espino blanco: Es una planta muy conocida por sus propiedades sedantes. Por esa razón, contribuye a aliviar los trastornos relacionados con la ansiedad (principalmente cuando se está tratando de dejar de fumar). También, ayuda a normalizar la tensión arterial y a mejorar la circulación.

Azahar: Las flores del naranjo contienen una esencia aromática a la que se le atribuyen propiedades sedantes. Es una planta muy empleadas en casos de nerviosismo, irritabilidad y diversas manifestaciones de origen nervioso como palpitaciones o dolores de estómago. Además, ayuda a conciliar el sueño.

Lavanda. En su composición destaca el aceite esencial, rico en linalol, de propiedades antisépticas, digestivas, relajantes y defatigantes.

Tila: Las variadas utilidades de esta planta están relacionadas con sus efectos sedantes y relajantes. Se puede tomar en infusión y también se puede añadir ésta en baños con agua caliente para tener un efecto relajante.

Pasiflora: Sus principios activos tienen propiedades sedantes del sistema nervioso y relajante muscular. Se usa, en infusión, cuando se presenta nerviosismo, ansiedad y alteraciones del sueño.

Valeriana: Es una de las plantas más importantes para el tratamiento de trastornos nerviosos y en el tratamiento natural para dejar de fumar. La acción combinada de los diferentes constituyentes de esta planta le brinda propiedades sedantes y calmantes. Combate el estrés, contribuye a relajar los músculos y ayuda a dormir mejor.
Recomendaciones generales para dejar de fumar
  • Analizar las razones por las cuales se desea dejar de fumar. De esta forma se podrá encontrar una motivación y recordarla cuando se sienta la tentación de fumar.
  • Hacer ejercicio físico como caminar, nadar, montar en bicicleta. El ejercicio es importante porque alivia el estrés y ayuda al organismo a recuperarse del daño producido por el tabaco. Se aconseja empezar poco a poco para ir aumentando el tiempo de actividad progresivamente.
  • Practicar técnicas de relajación como el yoga, el tai-chi, o meditación entre otros.
  • Tomar baños relajantes con sales de baño y/o aceites de plantas medicinales.
  • Controlar los momentos difíciles y no dejar llevar por el deseo de fumar nuevamente.
  • Pedir a la familia y amigos que lo apoyen en la decisión de dejar de fumar.
Recomendaciones alimenticias al dejar de fumar
Cuando se está en el proceso de dejar de fumar, muchas personas comen de más y engordan. Para evitar esta situación, se debe mantener una dieta sana equilibrada. Para ello, se puede seguir estos consejos:
  • Realizar al menos cinco comidas al día. Si se tiene ganas de picotear entre horas, se recomienda tomar una pieza de fruta o un yogur.
  • Tomar agua en abundancia y mantener una dieta rica en frutas y verduras. Éstos contienen gran cantidad de agua que incrementa la diuresis, arrastrando con ella las toxinas acumuladas en el organismo. Además, aportan gran cantidad de vitaminas y minerales.
  • Optar por formas culinarias más saludables: al vapor, a la plancha, hervido, evitando el exceso de frituras, rebozados y salsas.
  • Emplear aceites de primera presión en frío, preferentemente de oliva Reducir el consumo de sal y especias picantes.
  • Evitar las carnes rojas o curadas, los alimentos refinados o en conserva, el azúcar, las grasas saturadas e hidrogenadas, el café y el alcohol.   fuente: aqui