jueves, 11 de diciembre de 2014

ALQUIMIA CREATIVA


¿Qué te gustaría ver en tu vida? ¿Qué te gustaría conseguir? ¿Hay algo que te gustaría mejorar? ¿Qué es lo que más te preocupa en este momento? ¿Qué situación te produce un mayor desgaste de energía? Si hubiese algo que pudieses cambiar ahora, ¿qué sería? ¿Hasta donde llegarías para cambiar tu situación actual? No te preocupes si los deseos te desbordan. No hay alivio más grande que comenzar a ser lo que se és. Desde la infancia nos han empujado a destinos ajenos. No estamos en el mundo para realizar los sueños de nuestros padres, sino los nuestros propios. Escoge uno y te voy a explicar lo que hago yo para ir avanzando.
1º. Una vez que te has formado una imagen mental de tu deseo con todos los detalles posibles, sonidos, colores, olores texturas... Cuanto más detalles mejor. El siguiente paso es traducir esa imagen en palabras. Las palabras enfocan los pensamientos, un deseo es una luz que emite en todas direcciones, cuando somos capaces de definirlo con palabras, lo estamos enfocando como un rayo láser. Y en el proceso, con el fluir o no fluir de las palabras, acabaremos de confirmar la verdadera titularidad de la idea. Ahora formula tu deseo, pero no lo expliques a nadie a no ser que sea participe directo contigo en esa misma creación.

2º. El deseo tiene que estar formulado en tiempo presente tal y como te gustaría que fuese realidad. El universo no puede hacer otra cosa que producir la manifestación directa de tus pensamientos. Si piensas en términos de futuro nunca estará en tu PRESENTE, si lo haces en terminos de quiero todos tus recursos internos reafirmarán el concepto de querer y no el de tener o ser. Es decir, el resultado será que te "convertirás" en alguien que quiere algo, serás alguien que quiere tu deseo, no alguien que lo tiene. Si te concentras en el tengo y sobretodo en el soy, tus recursos internos encontrarán la manera de que se haga realidad. Así que en lugar de "quiero ganar más dinero", di "estoy ganando más dinero".
3º. Es importante también que el deseo esté formulado en POSITIVO. Céntrate en lo que quieres que sea, en lugar de centrarte en lo que quieres evitar o no quieres tener. El pensamiento es creador, y si te centras en lo que no quieres sólo harás que eso persista en tu vida. La atención da energía, cualquier cosa a la que prestes atención crecerá con más fuerza en tu vida. Cualquier cosa a la que dejes de prestar atención, se marchitará, se debilitará y desaparecerá. No digas "quiero perder peso" di "estoy adelgazando", "me siento bien con mi nuevo peso de ...Kg."
4º. Al formular el deseo puede que te encuentres con alguna resistencia interna. Si es así analiza si se trata de algo que realmente quieres o deseas, y no de algo que surge de tus exigencias, deberes u obligaciones. Para que el proceso de creación funcione, es necesario que el deseo sea algo, que realmente QUIERAS ver hecho realidad en tu vida. Analiza profundamente tus sentimientos y emociones, asegurate que sea algo que cuando lo visualices te haga sentir bien, no solo algo que creas que te conviene.
5º. Recuerda que se trata de TU proceso de creación, y por lo tanto tiene que ser algo que tenga que ver únicamente contigo. Recuerda que todo está en tu interior, no hemos venido a salvar al mundo, ni a salvar a nadie. Cada quien está inmerso en su propio proceso, todos los deseos que implican un cambio de actitud en otra persona están condenados al fracaso. Es más, tu subconsciente, que es quien conecta la energia creadora con la mente superconsciente, no concibe el concepto de segunda persona, con lo cual las peticiones solo serán para ti y para tu mundo.
6º. Siente el compromiso interno de hacer todo lo que sea necesario para que esa nueva realidad se muestre en tu vida, pero retira toda la energía de tu exterior. Una vez tengas formulado tu deseo y te hayas creado una imagen mental del mismo, siente la EMOCIÓN y retira el deseo. Si el deseo no te emociona, no te moverá a la acción y no conseguirás nada. Una forma de añadirle emoción es lo que acabamos de comentar. Visualiza tu nueva realidad, y visualízate a ti viviendo esa nueva realidad, vívela con los cinco sentidos. Tu imaginación es la que crea, no tu deseo... Pero ahora viene la parte más importante.
7º. Si quieres cambiar algo de tu vida, no lo desees, abandona el deseo. Imagínalo y permite que se manifieste en tu vida. Date el permiso de merecerlo. Elimina las limitaciones impuestas por la familia, la sociedad y la religión. Todos los deseos arrancan desde tu alma, no los ignores, escucha tu corazón. Transformalos en imaginacion consciente y DÉJALOS IR. Una vez imaginados como acabamos de explicar solamente SUÉLTALOS. No te aferres al resultado, permite esto o algo aún mejor, actua como si no te importara lo que pase a partir de ahora. Esta es la parte menos fácil, cualquier esfuerzo o deseo, cualquier energía o celebración antes de tiempo lo alejarán de ti.

8º. Agradécelo y celebra tu creación, no la des por sentado, reconoce tu participación consciente en el proceso. Repasa el proceso y SE CONSCIENTE de como tu has alineado todas las partes sin poner energia del exterior. Tu mente tiene mucha voluntad, mucha imaginación, pero ningún poder. Tu alma tiene un poder infinito pero tienes que permitirle hacer su parte. Escucha los susurros de tu alma, camina en su misma dirección, al fin y al cabo tu alma eres tú. Es tu verdadera identidad, siente su poder, déjate llevar por la verdadera sabiduría.
 
fuente: aqui