martes, 9 de diciembre de 2014

Té verde. Reduce el envejecimiento



Te cambia la vida y te da mucha energía.

Contiene altos niveles de unas sustancias llamadas polifenoles, que poseen propiedades antioxidantes, anticancerígenas e incluso antibióticas.

El té verde contiene compuestos antioxidantes que son muy beneficiosos para luchar frente a determinados tipos de cáncer y en la reducción de los efectos propios del envejecimiento. El té constituye la segunda bebida más con-sumida en el mundo, sólo detrás del agua. En China, se lleva utilizando desde hace casi 3.000 años, no sólo por sus propiedades estimulantes, sino porque ayuda a prevenir y mejorar numerosas dolencias.

Dentro de la medicina tradicional china, se usa para aliviar los dolores de cabeza, ayudar a eliminar las toxinas y para prolongar la juventud. Sin embargo, no fue hasta el siglo XVII, que el té se extendió y se convirtió en una bebida popular en Europa.

A pesar de que el té se lleva bebiendo desde hace miles de años, las investigaciones científicas para documentar los potenciales beneficios para la salud de esta antigua bebida, no tuvieron lugar hasta pasadas décadas.

De estos estudios se ha comprobado que el té verde contiene altos niveles de unas sustancias   llamadas polifenoles, que poseen propiedades antioxidantes, anticancerígenas e incluso antibióticas.  El té verde también puede ayudar a prevenir las enfermedades cardíacas y del hígado. Un grupo, cada vez mayor, de estudios clínicos llevado a cabo tanto en el hombre como en animales de experimentación sugieren que el consumo regular de té verde puede reducir la incidencia de una variedad de cánceres, incluyendo el de colon, páncreas y estómago.

El té verde también puede ayudar a prevenir las enfermedades cardíacas y del hígado. Tanto el té negro, como el té verde proceden de la misma planta.

El té verde se elabora con las hojas cocidas al vapor y posteriormente secadas; mientras que el té negro se prepara dejando marchitar las hojas, que después se enrollan, se dejan fermentar y se secan. Pero como el té verde está menos procesado que el té negro, contiene más cantidad de antioxidantes y por ello, es el más potente de los dos.                     

Estudio químico

Las hojas de té contienen un 5 - 6% de agua y un 4 - 7% de sales minerales, especialmente ricas en potasio y manganeso. Otros compuestos minoritarios que también pueden encontrarse en el té son ácidos orgánicos como málico, succínico, oxálico y galoquínico; compuestos glucídicos como inositol, azúcares reductores, gomas y pectinas; e incluso un pequeño porcentaje de lípidos. Entre los principios activos responsables de la actividad terapéutica del té verde destacamos su contenido en compuestos polifenólicos (3%), que son de tres tipos: flavonoides, catecoles y taninos. Es importante señalar que los polifenoles disminuyen con la edad de la planta y con la época de recolección, para plantas de la misma edad, es menor en primavera y máximo en agosto y septiembre.

Estimulante natural

El té verde es ideal por su acción estimulante, tonificante y excitante del sistema nervioso central. Es una bebida que posee teína, este tiene esta facultad estimulante, tan bienvenida en algunos casos. De todos modos, y esto es interesante, la concentración que tiene de esta sustancia es menor que en otras variedades.

Pero, además, el té ver-de es bueno dentro del área estimulante como acelerador del metabolismo y también para la eliminación de líquidos. El efecto potenciador se da a través de sus antioxidantes por todo el f organismo. Así es como puedes eliminar el agua más fácilmente de tus riñones y también para que las grasas puedan ser expulsadas con mayor rapidez. Por eso mismo es que se usa el té verde para adelgazar.

Si quieres emplear el té verde para luchar contra la fatiga y el cansancio, puedes beber varias tazas al día, si no tienes contraindicaciones con el consumo de teína. Aun así, el té verde tiene muchas otras propiedades que pueden resultarte interesantes. Aquí tienes un artículo del té verde y la prevención del cáncer y aquí otro sobre el té verde como agente de termogénesis, para quemar grasas.

Compresas de té verde para los ojos cansados

Las bolsitas de té, una vez usadas, pueden emplearse  como cataplasmas  sobre los ojos cansados y para reducir las bolsas que se forman alrededor de ellos.

De igual manera, se puede preparar una infusión y aplicarla también en forma de compresas sobre la frente, para aliviar el dolor de cabeza.

Como puedes ver los Beneficios para la salud del té verde son innumerables. Puedes conocer más sobre sus excelentes cualidades en la nota Té verde: elaboración y propiedades. Por otra parte, las últimas noticias informan |día a día, sobre nuevos [estudios, como el que ha descubierto que los cítricos son potenciado-res de los antioxidantes del Té Verde.

Aplicaciones terapéuticas

Los estudios del laboratorio muestran que el extracto verde del té protege contra muchas enfermedades degenerativas comunes. La capacidad del té verde para prevenir el cáncer está tan establecida, que los estudios actuales están probando el té verde como posible terapia potencial contra el cáncer. Los estudios experimentales llevados a cabo sugieren que los componentes del té verde pueden ayudar a prevenir el cáncer de piel, cuando se aplican directamente sobre la piel. Los polifenoles del té también pueden ayudar a broncearse y a proteger la piel contra el daño provocado por el sol. Los potentes efectos antioxidantes del té verde inhiben la oxidación del LDL-colesterol en las arterias. La oxidación del  LDL-colesterol desempeña un papel importante para contrarrestar la formación de aterosclerosis; y gracias     a sus efectos antitrombóticos, puede ser eficaz en la prevención de algunas enfermedades cardíacas.

Por sus acciones estimulantes del sistema nervioso, puede emplearse para aliviar tanto la fatiga física como la fatiga mental. Además puede contrarrestar los síntomas de un ataque de asma, por su actividad broncodilatadora.

En caso de diarrea, el té puede frenarla por-que sus taninos le confieren actividad astringente, pero hay que tener precauciones porque en algunos casos puede provocar algunas molestias digestivas.

Acción farmacológica

Gracias a su variada composición química, el té posee interesantes efectos terapéuticos.

Los polifenoles del té verde son potentes antioxidantes.  Algunos estudios  han  demostrado que los polifenoles más frecuentes del té verde (catequinas) son más potentes para suprimir los radicales libres, que las vitaminas C o E. Además diferentes estudios han comprobado que el té verde   es   anticancerígeno, siendo capaz de contrarrestar la aparición y desarrollo de diferentes tipos de cáncer. Y ayuda a frenar el envejecimiento y el avance de algunas enfermedades degenerativas.

Las bases xánticas, especialmente la cafeína, hacen que actúe como estimulante del sistema nervioso y bulbar (estimula los centros respiratorios y vasomotores que se encuentran a nivel del bulbo). El té verde también presenta acción diurética, broncodilatadora y astringente (antidiarreica). Es hipolipemiante, es decir, capaz de reducir los niveles de LDL-colesterol y de triglicéridos plasmáticos, al tiempo que eleva los niveles de HDL-colesterol el colesterol bueno.     Y gracias a sus propiedades antioxidantes, evita la oxidación del colesterol y tiene un efecto antiaterosclerótico.

La formación de coágulos sanguíneos (trombosis) es la causa principal del ataque cardíaco y angina de pecho, y el té verde ha demostrado ser capaz de reducir la formación anormal de coágulos sanguíneos con una eficacia similar a la de la aspirina, gracias a su actividad vitamínica P.

El té verde disminuye los niveles de azúcar en sangre, es decir, es hipoglucemiante; y tiene ligeros efectos antibióticos, frente a ciertas bacterias como los estafilococos y algunos virus.

fuente: aqui