jueves, 19 de febrero de 2015

Vístete con los colores del Feng Shui


Según el Feng Shui, los colores que uses en tu vestimenta influirán en tu estado de ánimo y atraerán cosas a tu vida dependiendo el tipo de color. En el Feng Shui no son propiamente colores sino energías, pero lo más importante es que después de 60 minutos de usar la ropa esa energía se integra con la de la persona y es ahí donde las propiedades del color actúan.

Amarillo: Este color es el del 2011, pues de acuerdo a la cultura oriental este color protege contra todos los demonios, como el hambre, la carencia y los temores. Por ello el amarillo convierte todo en luz. Usar ropa de este tono hace que las personas sean más intelectuales, inteligentes y levantan a cualquiera de una depresión.

Púrpura: Toda la gama de este color hace que las personas sean organizadas y aclara la mente.

Blanco: Es un color neutro, por ello la persona que lo elige será muy receptiva de las energías, no por algo es el predilecto para la meditación y cargarse de buena vibra.

Rojo: La pasión y sensualidad envuelven a este color, pero el punto más importante es que da valentía para hacer las cosas, quien usa ropa de este tono podrá quitarse los miedos.

Azul: Es el color del universo, tiene la inmensidad del mar y profundidad del cielo; activa la parte espiritual, hace que las personas puedan perdonar a otras, logra el amor por uno mismo y la inspiración para hacer las cosas.

Naranja: Este tono es el más fuerte del espectro, el que tiene más energía y por ello es el color de las relaciones pública, hace que las personas confíen en quien lo usa y de primera vista caiga bien. A quien lo usa le dan ánimos de ser el mismo.

Verde: Es un color curativo, por ejemplo cuando alguien está enfermo es recomendable vestirse con este tono pues así se recupera más rápido, además limpia la mente. Alguien que tiene el carácter muy fuerte puede disminuir la ira.

Café: Para poner los pies en la tierra es bueno usar ropa de este color, es altamente recomendable para cerrar negocios. De esta forma si el azul hace que las personas se vuelvan más soñadoras y artísticas, con ese tono regresará pronto al aquí y ahora.

Negro: Es un color que cierra, no deja entrar nada, no se recomienda usarlo en su totalidad pues evita que la energía fluya. Aunque es muy solicitado en alguna reunión o evento importante es mejor contrarrestar con otro pero en tonos suaves.

Gris: Es bueno usarlo cuando se quiere pensar en uno mismo, es decir para ser un poco egoístas y saber que es lo que se quiere sin la influencia de otros.

fuente: aqui