lunes, 9 de marzo de 2015

EL OBSEQUIO EN NUESTRAS DUDAS – Yehuda Berg

Todos tenemos momentos de duda, y aunque estos momentos puedan a veces parecer nuestras horas más oscuras, son de hecho un gran obsequio.
Los kabbalistas enseñan que escoger la certeza es un gigantesco salto hacia adelante para revelar bendiciones para nosotros mismos y para el mundo.
Para poder escoger la certeza, debe primero existir una duda.
Un momento de incertidumbre puede ser transformado en una máquina de hacer milagros cuando utilizamos la oportunidad para escoger la certeza por encima de nuestras dudas.