martes, 6 de octubre de 2015

"Mi Verdadero Tiempo" - Facundo Cabral








Curé mis enfermedades con sólo vivir mi verdadero tiempo,
estoy sano desde que me dedico a lo que me interesa, haciendo lo que amo,
que es lo que soy
Me salvo de la rígida sucesión del pasado, presente y futuro
viviendo intensamente el presente sin la melancolía del pasado
ni la locura del futuro que nos inhabilitan para la vida
que es ahora mismo, como esta manzana y esa flor.
La propia naturaleza de la que soy parte propone los cambios en mi tiempo,
por eso no me distraigo de ella con el reloj que solo marca generalidades ,
el tiempo social, no el esencial.
Por esta dependencia el hombre perdió la percepción de los ciclos
que suceden en su interior,
por eso no come cuando tiene hambre,
dice que sí cuando quiere decir no,
no se acuesta cuando esta cansado,
hasta hace el amor por compromiso
(el hombre primitivo se salvaba de esa carga suicida).
Se puede recuperar ese tiempo carente de duración
estando en lo que realmente queremos estar
(si hacemos esto no necesitamos la agenda donde anotamos
lo que no nos interesa porque de lo contrario no lo olvidaríamos).
Esto lo consigue el místico, el hombre religioso, es decir universal.
No el dogmático.
Es un maravilloso estado de conciencia a cargo de la época mental histórica,
prisión donde se ahogan tantos ciudadanos
(el ciudadano depende del Estado, pero el hombre de Dios,
es decir del Amor, que es decir la Vida).
Si no le presto atención el tiempo no existe,
sólo aparece por la cultura de la obligación.
Si me dejo transcurrir en el fluir del tiempo presente,
siento la quietud activa, creadora,
de la que hablan los místicos, ese éxtasis de la paz que es la poesía,
el mejor espejo de la realidad que la mayoría desconoce.

Facundo Cabral.