sábado, 5 de marzo de 2016

NUNCA ES DEMASIADO TARDE – Yehuda Berg

Dos pequeñas palabras como “lo siento” pueden hacer mucho para sanar viejas heridas. Incluso para alguien que puede que haya seguido adelante con su vida, una disculpa es una expresión de amabilidad y bondad que tiene el poder de cerrar el capítulo.
Nunca es demasiado tarde para disculparse con alguien.
Te sorprenderá saber lo mucho que significa para esa otra persona.