domingo, 29 de mayo de 2016

Turmalina : propiedades


Las turmalinas son unos minerales que se caracterizan por crecer en forma de vara estriada y que se presenta en una amplia gama de tonalidades. Llegaron a Europa en el siglo XVIII, procedentes de Ceylán (actual Sri Lanka). Su nombre proviene del término malayo turmali, que significa “piedra que atrae las cenizas”, haciendo referencia a sus características piro y piezoeléctricas, aunque se debate sobre si el origen pudiera estar en la palabra singalesa touramalli, que significa, “piedras de colores mezclados”, todo y que esta denominación fue originalmente aplicada a otro tipo de minerales, principalmente circones.

Composición:
Las Turmalinas son ciclosilicatos. Su base es Silicato de Aluminio, al cual en el proceso de cristalización se le han ido incorporando diferentes sustancias adicionales que le darán el color correspondiente, conteniendo boro, aluminio, flúor, grupos oxhidrilos y diversos cationes, los cuales pueden intercambiarse formando series y varias especies mineralógicas.

Su dureza es de 7-7’5 en la escala de Mohs.
La zonificación de color de las Turmalinas es un fenómeno que ya se estudió en la antigüedad (Teofrasto, 315 a.C.). Ésta suele ser perpendicular al eje principal del cristal pero también puede ser paralela al mismo.

Descripción y propiedades:
Las distintas variedades de turmalina suelen presentar colores homogéneos, pero existen casos de combinaciones de dos colores, como veremos más adelante y que normalmente sucede con colores complementarios (rojo-verde y blanco-negro).

En general todas las turmalinas se caracterizan por canalizar y extraer de forma rápida las energías pues las estrías de su contorno actúan como vías, como hilos conductores que traspasan directa y velozmente a través de los mismos. Se convierte en un canal de salida para las energías negativas, desde el chakra corona, de forma descendente hasta el chakra raíz. Esto las convierte en uno de los mejores minerales para defensa y protección.

De hecho, una de las características físicas que poseen es la propiedad piroeléctrica (tiene cambios en su polarización eléctrica con cambios de temperatura) y piezoeléctrica (tiene cambios en su polarización eléctrica por presión mecánica). Esto significa que en los dos extremos se acumulan cargas opuestas tanto bajo presión como al calentarlo y ambas características nos demuestran el potencial de conducción eléctrica tan característico de las turmalinas y que las hacen tan adecuadas para actuar en el sistema nervioso, los impulsos eléctricos del organismo, etc.

La forma de vara que tienen además les otorga otra potencialidad de dirección, de toma de decisiones, de “guía” en el camino, pues nos ayuda a ver la dirección correcta. Las varas enfocan intensamente la energía, de forma que se usan más en sanación, estimulando puntos concretos del cuerpo expulsando la negatividad. Es una herramienta curativa muy poderosa, ya que limpia el aura, elimina bloqueos retirando la energía negativa y facilitando la toma de decisiones específicas. No absorbe esa energía negativa, sino que la empuja hacia la tierra. Las varas de turmalina equilibran y conectan los chakras y a nivel físico los meridianos. También es un gran regenerador celular (aconsejado en casos de cáncer para regular el crecimiento celular).

Su poder de eliminación se extiende a las plantas y cultivos, donde enterrando una turmalina se puede combatir contra plagas de insectos, además de fomentar el crecimiento y la salud de las plantas. Es un mineral que tiene afinidad con las energías dévicas.
En Chamanismo se utiliza para protección en rituales.

Otro uso es el de lectura psíquica.
Psicológicamente ayuda a comprenderse a uno mismo y a los demás, llevando hacia lo más profundo, fomentando la autoconfianza y reduciendo el miedo. Disipa los sentimientos victimistas atrayendo tolerancia, compasión e inspiración.

Es una gran sanadora mental, equilibrando los hemisferios izquierdo y derecho del cerebro y transmutando los patrones de pensamiento negativos en positivos.

Ayuda en casos de paranoia, dislexia, mejora la coordinación y la asimilación de la información codificada que parte del cerebro al resto del organismo.

Se puede hacer esencia o elixir con ella. La aplicación local se hace enfocando la vara hacia el exterior, de forma que las estrías de la piedra movilizarán la energía como cables eléctricos de una forma muy dinámica, ligado a la gran carga eléctrica que atraviesa el mineral.

La Turmalina Negra (Chorlo o Nigrolita)
Se trata de la variedad más conocida y utilizada a nivel esotérico. Es un limpiador por excelencia, tanto del cuerpo físico como de los cuerpos sutiles. Refuerza el campo emocional neutralizando los sentimientos negativos como angustia, temor, estrés, odio, envidia… todas aquellas emociones emanadas por nuestro propio subconsciente y también aquellas que provienen de nuestro interior.


Propiedades físicas:
Aplicada sobre el primer y segundo chakra es un excelente diurético y regulador del aparato digestivo, fomentando el movimiento peristáltico de los intestinos. Se aplica también para cálculos renales y vesiculares, desajustes menstruales, diarreas, diuresis, enuresis y todo tipo de desorden de las vías excretoras.
Fortalece el sistema inmunitario, trata la dislexia y la artritis. Alivia el dolor y ayuda a realinear la columna vertebral.
Protege de la bruma electromagnética y las radiaciones.
Propiedades emocionales:
Incrementa la vitalidad, disipa la tensión y el estrés eliminando los pensamientos negativos, fomentando una actitud relajada y la neutralidad objetiva.
Propiedades mágicas:
Es una gran protectora contra ataques psíquicos, encantamientos, malas voluntades y en general energías negativas de todo tipo.
Conectada al chakra base asienta las energías.
Es frecuente que la vara de turmalina se rompa o se extravíe cuando nos ha protegido de algún agente externo negativo.
Usos: Sobre el primer y segundo chakra y donde sea apropiado para extraer energías negativas del cuerpo. Colgada del cuello para protección.
Combinaciones con otros minerales:
La mayoría de asociaciones que mejor combinan por sus propiedades son las que ya encontramos en la formación de los mismos, los que ya surgen unidos en la propia naturaleza.


-Cuarzo + Turmalina negra:
A menudo las varas de turmalina crecen en grandes bloques de cuarzo blanco. Esta combinación neutraliza el ataque psíquico o físico fortaleciendo a la persona que lo recibe y potenciando su bienestar. Va más allá de las dualidades y de integrar la sombra en la personalidad total

fuente SAIKU