jueves, 26 de febrero de 2015

“Cáncer”


Bloqueo Físico: 
El cáncer representa al mismo tiempo una alteración en la célula y una
desviación considerable del mecanismo de reproducción de todo un grupo celular.

Bloqueo Emocional: 
Esta enfermedad se manifiesta en una persona que sufrió una herida grave en
su infancia (de uno de los padres o de los dos) y tuvo que vivirla en aislamiento.
Las heridas emocionales importantes que pueden causar enfermedades graves son:
el rechazo, el abandono, la humillación, la traición o la injusticia. Algunas personas
pueden haber sufrido varias de estas heridas durante su infancia. En general, la
persona que padece de cáncer es del tipo que desea vivir en el amor, amor que
rechazó por completo al albergar durante mucho tiempo ira, resentimiento u odio
hacia uno de sus padres. Muchos rechazan incluso a Dios por lo que vivieron o
viven. Esos sentimientos no reconocidos se acumulan y aumentan cada vez que
algún incidente revive esa vieja herida. Un día, cuando la persona llega a su límite
emocional, todo estalla en su interior y entonces aparece el cáncer. Se puede
manifestar después de que la persona haya resuelto el conflicto o bien durante el
bloqueo.

Bloqueo Mental: 
Si tienes cáncer es importante que reconozcas que de niño sufriste y que te
permitas ser humano, es decir, darte el derecho de rechazar a uno de tus
progenitores o a los dos. El hecho de sufrir heridas en soledad es lo que crea la
mayoría de los problemas. Es posible que creas que si te liberas de ellos serás más
libre. Por el contrario, la necesidad más grande de tu alma y de tu corazón es
acercarte al amor verdadero y el medio por excelencia para ello es el perdón.
No olvides que perdonar no sólo quiere decir no rechazar a los demás. La
dificultad más grande de la persona con cáncer es perdonarse a sí misma por haber
albergado esos pensamientos de odio o esas ideas de venganza aun cuando fueran
inconscientes. Perdona al niño que vive en ti, que vivió en silencio y sintió rabia y
rencor sin tener quien lo apoyara, quien lo entendiera. Deja de pensar que el hecho
de rechazar a otra persona significa ser “malo”. No es maldad, es ser humano.

Bloqueo Espiritual: 
Para conocer el bloqueo espiritual que te impide responder a una necesidad
importante de tu SER, utiliza las preguntas sugeridas más abajo. Las respuestas te
ayudaran a precisar la verdadera causa de tu problema físico.
Para precisar mejor la causa de tu problema físico, hazte las siguientes preguntas:

BLOQUEO FÍSICO:“¿Qué adjetivos pueden describir mejor lo que siento en mi cuerpo?”. Tu respuesta representará lo que sientes ante la persona o la situación que ha desencadenado el mal.

BLOQUEO EMOCIONAL:“¿Qué me impide realizar esta enfermedad?”. Tus respuestas a esta pregunta representan al deseo o los deseos bloqueados.

“¿A qué me obliga esta enfermedad?”. Retoma esta respuesta (o respuestas) y agrega la palabra “no” al principio de cada uno de ellas. Estas frases representan tus deseos bloqueados.

BLOQUEO ESPIRITUAL:“Si me permitiera estos deseos, ¿qué sería?” (Utiliza los deseos encontrados en la etapa anterior). La respuesta a esta pregunta corresponde a una necesidad profunda de tu ser, bloqueada por alguna carencia.

BLOQUEO MENTAL:“Si en mi vida me permitiera ser… (Repite la respuesta de la pregunta anterior), ¿qué podría sucederme de desagradable o de no aceptable?”. 

La respuesta a esta pregunta corresponde a la creencia no benéfica que bloquea tus deseos y te impide realizar tu necesidad, creando así el problema físico. Cuando conoces la creencia no benéfica o la manera de pensar que te impide ser lo que quieres, lo primero que debes hacer para transformarte es permitirte haber tenido la necesidad de creerla, estableciendo contacto con el niño que habita en ti y que la creyó después de haber experimentado un sufrimiento. Después, pregúntate si todavía la necesitas realmente para ser feliz. Si la respuesta es afirmativa, ello es señal de que todavía te es útil. Tú eres quien gobierna tu vida, de modo que puedes seguir creyendo en ella, pero debes saber que, al actuar así, obtendrás los mismos resultados que han obtenido hasta ahora. No esperes ningún cambio.Si estás convencido de que esta creencia todavía es cierta pero que el hecho de creerla no te hace feliz, verifica en tu interior si estás tan convencido de su veracidad como hace algunos años. Es muy probable que ahora lo creas mucho menos. Por lo tanto, estás en vías de sanar. Cuando en lo más profundo de ti sabes que no quieres seguir creyendo la misma cosa, no te queda más que realizar las acciones necesarias para manifestar tus deseos a fin de permitirte ser lo que quieres ser.

Para concluir quiero repetir que la curación sólo puede realizarse en el momento en el que no se perdona. Esta etapa tiene el poder de transformar no sólo nuestro amor hacia nosotros mismos, sino también el corazón y la sangre en nuestro cuerpo físico.

Esta sangre nueva, reenergetizada por el influjo de este amor reencontrado, es como un bálsamo que circula por todo el cuerpo: a su paso transforma y rearmoniza las células.

fuente: aqui