miércoles, 25 de febrero de 2015

NADA OCURRE DE MANERA REPENTINA – Yehuda Berg

Es algo difícil de aceptar, pero nada ocurre de manera repentina. No despertamos un día y encontramos un árbol ya grande en nuestro patio, porque en el mundo de lo físico existe siempre un proceso.
Cada acción que realizamos en nuestras vidas siembra la semilla que se manifestará en algo positivo o negativo.
Una buena acción el día de hoy puede manifestarse en bendiciones el día de mañana cuando más las necesitemos.