viernes, 13 de noviembre de 2015

NADIE ES PERFECTO – Yehuda Berg

El estudio de la Kabbalah es una práctica destinada a incrementar nuestro cuidado por toda la humanidad.
Una forma de elevar nuestro nivel de paciencia, tolerancia y bondad hacia otros es entender que nadie es perfecto.
Nunca sabes lo que una persona ha atravesado o está atravesando. Todos nosotros tenemos nuestras fallas de carácter, nuestras inseguridades, nuestros complejos y nuestros momentos “no muy estelares”.
Quizás no seamos perfectos, pero podemos llevar al mundo más cerca de la perfección al simplemente darle a otros el espacio para que crezcan a su propio paso.