domingo, 14 de febrero de 2016

AGUA DE AMATISTA


Todos los minerales considerados Cristales de Sanación son bellísimos, pero de entre todos ellos, el que mayor fascinación ejerce en la mayoría de personas que nos sentimos atraídas por su belleza y cualidades es, sin duda, la amatista.
La vibración de la amatista produce una alquimia especial.
El Agua tiene memoria, por lo tanto tomar el agua cargada de la radiación de la gema de Amatista, sin duda alguna causará en nosotros una alquimia y transformación positiva en la parte liquida del cual también está compuesto nuestro cuerpo. Por eso es bién importante estar bien “hidratados”.
Al tomar agua de amatista por un tiempo sostenido sentiras armonia en tu cuerpo, tendras menos situaciones que afecten tu salud, y te mantendras en un estado de sanación cada vez más prolongado.
Cómo se prepara el Agua de Amatista

Preparación:
Una Amatista debidamente lavada y si se quiere previamente hervida por unos minutos.
Un recipiente con agua potable
Dejar cargar el agua con la amatista por 24 horas.
Instrucciones de uso:
El recipiente con el agua de amatista se puede tener en el refrigerador.
Tomar el agua a diario para que nos bendiga y beneficie con sus cualidades sanadoras.
Como herramienta cristaloterapéutica abarca un sinfín de aplicaciones:
• Su vibración equilibra ambos hemisferios cerebrales.
• Fortalece el sistema inmunológico.
• Eleva el nivel de conciencia y ayuda a definir la misión de vida, al proporcionar objetividad en las inquietudes tanto materiales como espirituales.
• Ejerce una beneficiosa influencia protectora.
• Su vibración está relacionada con la energía de liberación, transmutación y perdón, lo que la capacita como cristal de compañía en procesos de sanación de heridas sentimentales, recuerdos dolorosos, traumas y miedos; éste es su poder alquímico: sacar lo mejor de nosotros mismos.
• Aporta, a nivel mental, sentido de la proporción, lo cual es de muy valiosa ayuda a la hora de tomar decisiones y determinaciones.
• Fortalece la autoestima y ayuda a enfrentar los propios límites y miedos.
• Es el mineral ideal cuando se está realizando terapia regresiva.
• Puede aplicarse sobre el cuerpo de un paciente al que se le esté tratando con Reiki u otra técnica de imposición de manos.
• Es el mejor mineral que podemos sostener entre las manos a la hora de meditar o relajarnos.
• Ayuda a conciliar el sueño si colocamos un canto rodado plano de amatista bajo la almohada.
• Combate el estrés tanto físico como mental, aportando claridad por equilibrar de manera holística, mente, cuerpo y sentimientos.
• Es el mineral más emblemático para recuperar la vitalidad después de una enfermedad y/o intervención quirúrgica.
• Su energía es estabilizadora a nivel emocional cuando se la lleva permanentemente en contacto sobre la piel (por ejemplo, como colgante a la altura del corazón).
• Deshace nudos energéticos que pudiera haber sobre el entramado áurico.
• Aporta paz, estabilidad y tranquilidad al carácter.
• Ayuda muchísimo en casos de dependencia (ludopatía, tabaquismo, drogodependencia, etc.).
• Aporta firmeza y seguridad al carácter, personalidad y temperamento.
• La amatista es un mineral emblemáticamente femenino pero su frecuencia vibratoria favorece igualmente a hombres, niños, ancianos y adolescentes.
• Tomada como elixir o como agua de amatista, nos ayuda a renovar la energía de nuestro organismo ya que a nivel interno, sus propiedades se integran a nivel celular.
• Es muy eficaz en procesos de liberación de sentimientos de culpa.
• En mujeres embarazadas aporta tranquilidad, serenidad, confianza y protección.

De: Rubén Cerdeño
fuente: SAIKU