lunes, 7 de marzo de 2016

HO'HOPONOPONO CIENTO POR CIENTO RESPONSABILIDAD


La responsabilidad es una premisa para entender como actúa el Ho'oponopono. Somos responsables de todo cuanto ocurre en nuestra vida, lo bueno y lo malo.


Una vez asumido esto estamos en disposición de hacernos cargo de las situaciones que nos crean conflicto.
Nuestra vida ya no esta en manos de las circunstancias, de lo que hizo o dejo de hacer nuestro padre, madre o quien quiera que sea, nuestra vida la dirigimos nosotros, esto es una buena noticia ya que si nosotros somos responsables del conflicto que nos ocupa también somos responsables de solucionarlo y por ende contamos con la capacidad de hacerlo.
Esto aparentemente sencillo no lo es en absoluto, nuestro ego se resiste pertinazmente a admitir su responsabilidad en cualquier conflicto, tiene tendencia a “culpar” a otros para no tener que actuar, el victimismo es su modo de vida. Así que estará constantemente intentando convencernos de los males que los demás han traído a nuestra vida
La responsabilidad no es sinónimo de culpabilidad. La culpa lleva implícito el castigo y el perdón, la persona que se siente culpable busca su castigo al igual que cuando un juzgado declara culpable a alguien Culpable = castigo y perdón.
Tomando responsabilidad no necesitamos que nadie externo a nosotros nos castigue ni nos perdone, nosotros mismos veremos la manera de enmendar el error cometido
De echo la palabra Hoponopono significa algo así como “enmendar un error” entendiendo que los conflictos se originan en errores cometidos ya sea de palabra, acto o pensamiento, como reza la oración de MORRNAH SIMEONA
 
Del mismo modo no es necesario saber cual es el error cometido, no es preciso un exhaustivo análisis de nosotros mismos para determinar donde cometimos el error. Eso es muy difícil ya que somos conscientes de una pequeñísima parte de lo que ocurre a nuestro alrededor, incluso de nuestros propios pensamientos y por supuesto no somos nada conscientes de los errores de nuestros antepasados y ancestros los cuales influyen definitivamente en nuestra vida, no solo por la memoria celular y genética si no también por las creencias y costumbres que nos ha transmitido nuestra familia a lo largo de las generaciones anteriores
Así pues comencemos por tomar conciencia de nuestra responsabilidad y poco a poco veremos que nuestra vida empieza a cambiar. Nos sentiremos en paz con nosotros mismos cuando admitamos que somos niños aprendiendo y como tales nos equivocamos, nos caemos, nos levantamos y tenemos que seguir intentando hacer las cosas lo mejor posible
 
Pilar