jueves, 10 de marzo de 2016

MAS POR DESCUBRIR – Yehuda Berg


Una de mis historias favoritas es la de un estudiante que recorrió el mundo para conocer y aprender de un gran sabio. Luego de conocer a su maestro, el estudiante inmediatamente comenzó a decirle todos los conocimientos que había adquirido en su viaje. Mientras el maestro escuchaba atentamente, le sirvió una taza de té al pupilo. El estudiante tomó un respiro de tanto hablar y observó que la taza se había llenado y sin embargo el maestro continuaba sirviendo.
“Maestro, mi taza está llena. ¿Por qué continúas sirviendo?” preguntó el estudiante.
“Eres muy parecido a esta taza” dijo el sabio. “Tan lleno de conocimiento que hay poco espacio para el crecimiento”.
El estudiante había recibido su primera lección por parte de su maestro: El comienzo de la sabiduría es saber que no sabes.
Esta lección es especialmente importante para aquéllos de nosotros que ya estamos en un camino espiritual. Luego de unos cuantos años de arduos estudios, generalmente sentimos que hemos aprendido la verdad. Esto quiere decir que pronto aprenderemos la verdad real: que siempre hay mucho más por aprender. Después de todo, si hemos aprendido todo lo que hay por aprender, o ya hemos aprendido bastante, ¿por qué continuamos teniendo interrogantes, problemas y caos en nuestras vidas?
Existe un manantial espiritual que contiene todas las soluciones y respuestas que buscamos en la vida, y se vuelve más accesible a través de entender que no sabemos tanto como pensamos. Desafortunadamente, cuando pensamos que entendemos más de lo que creemos, limitamos los obsequios inherentes de este manantial. Éste empieza a entregarnos su abundancia sólo cuando entendemos que no sabemos tanto como pensamos. Creemos que entendemos la Biblia, la ciencia, a nuestra pareja, a nuestros amigos, a nuestros hijos, pero en realidad existe mucho más por conocer. Siempre hay más por descubrir.
Todos somos como el estudiante cuya taza estaba muy llena con sus propios pensamientos, ideas y creencias. Mientras más dejamos ir, más nos podemos abrir para entender incluso las más grandes verdades.
Al saber que no sabemos, nos abrimos a aprender mucho más.