sábado, 18 de abril de 2015

Infusiones con espino blanco para la ansiedad e insomnio


 El espino blanco es un arbusto espinoso, perteneciente a la familia de las Rosáceas, que puede llegar a medir hasta 4 metros de altura. Sus hojas son caducas con el haz brillante.
En cuanto a sus flores, éstas son blancas, pequeñas y aromáticas. Sus bayas (frutos) rojas son comestibles.
Es una planta común en los bosques de Europa, aunque también está naturalizado en América, y crece silvestre en los torrentes y laderas de las montañas, ribazos y bordes de las tierras de cultivo.
Se utilizan las hojas, las flores y los frutos. Las hojas y las flores se recogen entre mayo y julio, y los frutos entre septiembre y octubre. Se ha de desecar rápidamente a la sombra, para después conservarla en tarros herméticos en un sitio fresco y oscuro.
El esino blanco era conocido por el hombre desde tiempos remotos.  Los antiguos griegos consideraban el espino albar un símbolo de protección y pureza, por lo que se colocaba en el lecho nupcial y en las cunas para expulsar a los malos espíritus.

Propiedades curativas
En su composición química destacan los flavonoides, taninos, triter-penos, esferoides, aminas y aceite esencial.
Se le ha atribuido el nombre de «valeriana del corazón» porque a su efecto ansiolítico (elimina la ansiedad) y antiespasmódico, se le suma su marcada acción cardiotónica capaz de regular el ritmo cardíaco y de disminuir las arritmias.
Esto lo convierte en uno de los remedios más efectivos para tratar la ansiedad, el nerviosismo y el estrés, con sensación de opresión en el corazón, dificultad para respirar, taquicardias o palpitaciones. Está especialmente indicado para el insomnio de origen nervioso. Además, esta planta tiene acción diurética y es útil para regular la tensión arterial.

Infusiones y remedios con espino blanco
Infusión con espino blanco para reducir la ansiedad: Preparar poniendo una cucharadita de la planta seca y triturada (trociscos) en una taza a la que se le añade agua en ebullición. Se deja reposar durante 10 minutos y se cuela. Se puede endulzar con azúcar o miel y se toman hasta tres tazas al día.
Infusión con espino blanco para conciliar el sueño: Mezclar, a partes iguales, espino blanco, azahar, pasiflora y tila. De esta mezcla, verter una cucharadita en una taza con agua hirviendo. Después de 10 minutos se cuela y se toma caliente media hora antes de acostarse. Si se toman tres tazas a lo largo del día
Remedio con espino blanco para prevenir el infarto: Macerar 2 cucharadas de flores secas de espino blanco en 80 g de vino de buena calidad. Beber 90 gotas al día diluidas en agua en 3 tomas.

Precauciones
No debe administrarse a niños menores de 12 años, en el embarazo ni en la lactancia.
Si se está realizando un tratamiento con medicamentos (especialmente con digitálicos),  sólo usar espino blanco bajo supervisión médica.

fuente: aqui